Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El despacho Philippi, Prietocarrizosa & Uría, de Uría Menéndez, integra dos firmas peruanas

La firma iberoamericana Philippi, Prietocarrizosa & Uría (PPU), en la que Uría Menéndez tiene una importante participación, ha dado un paso más en su proceso de expansión al abrir una sede en Lima (Perú) mediante la integración de los estudios Ferrero Abogados y Delmar Ugarte.
Con este movimiento, que tiene efecto desde el 1 de enero de 2016, la firma pasará a denominarse Philippi, Prietocarrizosa, Ferrero DU & Uría y contará con 44 socios y 319 abogados. Además, tendrá oficinas propias en Bogotá y Barranquilla (Colombia), Santiago (Chile) y Lima (Perú), por lo que se convertirá en una de las principales firmas de América Latina, según ha explicado la firma en un comunicado.
Tras un primer año de funcionamiento, en el que PPU ha obtenido un crecimiento del 15%, la apertura en Perú consolida el plan estratégico de su expansión. Este nuevo paso le permite dar respuesta a la creciente demanda de servicios profesionales en todos los países de la región que solicitan empresas multilatinas, europeas, asiáticas y norteamericanas, según la firma.
La incorporación de estos dos despachos confirma "el buen camino emprendido hace un año con el nacimiento de Philippi, Prietocarrizosa & Uría", ha apuntado el socio director de Uría Menéndez, Luis de Carlos. El resultado permite que la firma "se consolide como líder en la región de la Alianza del Pacífico" y que, "por tanto, pase a ser una de las principales de América Latina", ha añadido.
En opinión de los copresidentes de Philippi, Prietocarrizosa & Uría, Juan Francisco Gutiérrez y Martín Acero, la entrada en Perú es "una gran satisfacción para la firma" después de un "exitoso año de operación". La respuesta de los clientes y sus crecientes necesidades internacionales eran "un incentivo" para ofrecer servicios en Perú, por lo que la firma ha decidido contar con Ferrero Abogados y Delmar Ugarte para "continuar ofreciendo un asesoramiento de altísima calidad" a sus clientes.