Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El director del SIMA afirma que es la edición que confirma la recuperación

El director del Salón Inmobiliario de Madrid (SIMA), Eloy Bohúa, ha valorado las "buenas" impresiones del arranque de la 18ª edición del salón, que considera ya que será la de la "confirmación de la recuperación".
Con más de 200 expositores, un 25% más que en la pasada edición, con un 30% más de superficie y un mayor peso internacional (12 países presentes), SIMA se ha iniciado con "buenas perspectivas" aupado por las positivas sensaciones del Foro de Inversión, antesala del salón, en el que participaron más de 300 personas.
"El sector está en una onda ascendente, con cautela", ha señalado Bohúa en declaraciones a Europa Press tras el inicio del SIMA, abierto hasta el domingo en el pabellón 7 de Ifema y que recoge el "notable" cambio de tendencia de 2015 que continúa este año con las compraventas y las hipotecas al alza.
Bohúa explica que el año de la recuperación fue 2015, aunque se habían notado signos de recuperación en otoño de 2014, si bien prevé que la "confirmación" de esa recuperación se dé ese año, aunque matiza que "hay que ser cautos y que el sector no cometa los errores del pasado", algo que "está bastante instalado en la conciencia de todos".
UN SIMA "MÁS LLENO QUE NUNCA".
La ministra de Fomento en funciones, Ana Pastor, destacó durante la inauguración del SIMA 2016 que el salón inmobiliario está "más lleno que nunca", subrayando que los datos del sector inmobiliario "están mejorando permanentemente".
Así, recordó que el crecimiento del sector fue del 4,5% en 2015 y que se han generado 50.000 puestos de trabajo en el último año en el sector, a pesar de que se partía de unas cifras de destrucción "permanente" del empleo y de unas ventas "muy bajas", con caídas de hasta el 75%.
"Los precios se están estabilizando, el sector está creciendo y se han creado 50.000 empleos, son noticias muy positivas para la economía española y los ciudadanos", agregó.
Esta recuperación se refleja en el SIMA en datos como el de la oferta inmobiliaria de esta edición, que depende en 2016 menos de la Comunidad de Madrid que en ediciones anteriores. Si en los últimos años lo habitual era que la oferta madrileña rozara el 60% de la oferta total de la feria, este año está por debajo del 50%.
Además, por primera vez desde el estallido de la burbuja inmobiliaria, la oferta de proyectos de venta sobre plano en el Sima supera al producto llave en mano, de forma que la proporción es de un 60% de nuevos proyectos frente a un 40% de promociones en stock.
El 68% de las promociones que se comercializarán estos días en la feria se corresponde a primera vivienda, con un 83% de precio libre y el 17% con algún tipo de protección, mientras que el resto son residencias vacacionales.
MERCADOS "A DISTINTAS VELOCIDADES".
En cuanto al stock existente en España, Bohúa explica que es distinto en grandes capitales, donde primero se nota la recuperación, ya que "las compraventas crecen", mientras que el stock "se drena muy rápidamente". Como ejemplo, señala que se estima un censo de vivienda nueva de 5.000 unidades, lo que supone un stock para unos ocho meses.
Y es que en las grandes capitales hay stock "mínimo que no es relevante en término de mercado", por lo que Bohúa considera que "es el momento de iniciar nuevos proyectos para dar respuesta a una demanda que es pujante".
Una situación distinta se vive en otras zonas de la Península, en donde la recuperación se va notando "poco a poco" en núcleos de población más pequeños. En vivienda vacacional, en determinadas zonas hay "mucha actividad y mucho interés comprador e inversor", como se da en zonas de la Costa Blanca o de la Costa del Sol, pero de nuevo "no en todo el litoral el sotck se va absorbiendo a la misma velocidad", por lo que se darán, como siempre ha ocurrido, mercados "a distintas velocidades".
CONTINÚA EL APETITO INVERSOR PESE A LA INCERTIDUMBRE.
Respecto a la posibilidad de que la incertidumbre política afecte a las inversiones inmobiliarias y a las decisiones de compra, Bohúa reconoce que la incertidumbre afecta a todos los sectores económicos y "se está notando ralentización o retraso en toma de decisiones, cosa natural porque el inversor quiere certidumbres".
No obstante, apunta que el apetitivo inversor "sigue alto". "Lo estamos constatando día a día y en el Foro Inversor hemos visto que el apetito inversor continúa", asegura Bohúa, quien añade que "si se producen operaciones a más corto o a más largo plazo tiene que ver con que se resuelva este sudoku político y que esperamos que se resuelva con las nuevas elecciones".
"No existe un riesgo de huida de los inversores de España porque los fundamentales de la economía española están ahí", sentencia.
En esta línea, la ministra de Fomento trasladó en el arranque de SIMA un mensaje de "optimismo bien fundado" en el hecho de que la economía "está creciendo y está aumentando el empleo". "Mandamos un mensaje de confianza a los inversores. El país necesita políticas estables y seguir y continuar con un Plan de Vivienda con recursos como el actual de 2.200 millones", manifestó tras anunciar que el Gobierno planea aprobar un nuevo Plan de Vivienda.
De esta forma, ante un contexto de mejora del sector y un mercado que no se ve afectado en gran medida por la incertidumbre política, Bohúa considera que es un buen momento para "comprar y alquilar" ante los históricamente bajos tipos de interés y el inicio del repunte de los precios, dependiendo, eso sí, de las condiciones personales de cada uno.