Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los hijos 'díscolos' de Alvarez exigen una gestión profesional de Eulen tras no entrar en el consejo

Los cinco hijos 'críticos' del presidente y fundador de Eulen, David Álvarez, han exigido una gestión profesional en la compañía tras no entrar en el consejo de administración al no aprobarse ningún punto del orden del día de la junta de accionistas, celebrada este martes.
Esta era la primera asamblea tras la muerte del patriarca el pasado mes de noviembre a los 88 años de edad con su hija María José como presidenta de la compañía, que no ha acudido a la junta de accionistas, donde se pedía su cese como administradora solidaria del grupo.
La junta fue solicitada por El Enebro, la sociedad patrimonial de la familia Alvarez perteneciente a los hijos 'díscolos' del empresario, cinco de los siete que tenía -Marta, Elvira, Juan Carlos, Emilio y Pablo-, donde se iba a tratar, además del cese de su hermana María José, el nombramiento de los nuevos consejeros que formarán parte del consejo de administración para profesionalizar la compañía.
Así, los cinco hermanos apartados en su día por su padre de Eulen reclamaban su participación en la gestión de dicha compañía, de la que poseen "legítimamente" un 42% de su capital, entre la participación que tiene el Enebro y de forma individual cada hermano, según han explicado a Europa Press en fuentes de la sociedad patrimonial.
Las mismas fuentes han indicado que los hermanos están preocupados por el buen funcionamiento de Eulen y han resaltado que no se trata de reabrir "ningún conflicto familiar" ni personal con su hermana, sino reclamar "órganos de gestión profesionales que velen por el buen funcionamiento, la rentabilidad y el futuro de esa compañía y todos sus empleados".
De esta forma, los hijos 'díscolos' han reiterado su deseo de "profesionalizar" la gestión de la compañía para que esté gobernada por gestores y profesionales independientes.
El Enebro cuenta, entre sus activos más importantes, con las bodegas del Grupo Vega Sicilia. Precisamente, las discrepancias con los cinco hijos 'rebeldes' sobre la gestión de Eulen y Vega Sicilia ha sido uno de las causas de la guerra interna en la que ha estado inmersa la familia durante los últimos años, con una batalla judicial que se inició en 2010 y que parece no haber finalizado tras la muerte del empresario.