Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La economía cae el 1,8% entre enero y marzo y el 2,9% en un año

La contracción de la economía española en el primer trimestre de este año continúa siendo consecuencia de una contribución negativa de la demanda nacional, compensada sólo en parte por la aportación positiva del sector exterior. La caída intertrimestral del 1,8 por ciento es ocho décimas superior a la registrada en el cuarto trimestre de 2008.
Los datos difundidos publicados en su último boletín a finales de abril. coinciden con los cálculos del Banco de España
Además, la institución que dirige Miguel Angel Fernández Ordóñez, que calcula que el empleo se redujo el 6% en el último año, advirtió de que la recesión española se sigue agravando en un contexto de caída mundial de la actividad y en el que persisten los problemas financieros, a lo que hay que unir el empeoramiento del comercio internacional.
También subrayó que datos positivos como la caída de la inflación o de los tipos de interés tardarán varios trimestres en trasladarse a la renta disponible de los hogares españoles, que siguen gastando menos ante la elevada incertidumbre.
El Banco de España explicó que en el comienzo de este año el deterioro de la economía española se ha intensificado en un entorno internacional "severamente recesivo" y en el que el grado de tensión financiera se ha mantenido en niveles "elevados".
Así, aunque reconoce que hay una "cierta mejoría" en los mercados financieros, que alcanzaron su "máxima" inestabilidad de los últimos meses de 2008, señala que las condiciones de crédito han continuado siendo restrictivas y este problema se ha seguido trasladando a la actividad.
La economía se sigue contrayendo debido, sobre todo, a la debilidad interna -consumo e inversión-, que cayó en un año el 4,9%, dos puntos más que en el trimestre anterior, según sus cálculos.
Mientras, la aportación del sector exterior, aunque ha seguido siendo positiva (2,2 puntos), se ha reducido por la fuerte contracción que está experimentando el comercio mundial.
El deterioro del empleo es, para el Banco de España, la principal causa de que se siga reduciendo el consumo de los hogares (el 3,3% interanual) y también la elevada incertidumbre ante el futuro de la economía.
El único dato positivo que surge del retraimiento en el consumo es que la tasa de ahorro de los hogares se está recuperando con mucha rapidez, y estaba ya en el 13 por ciento de la renta disponible a finales del año pasado.