Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La economía china no sufrirá una "caída doble" en el segundo semestre, según un informe

Trabajadores supervisan una línea del proceso de embotellamiento en China. EFE/Archivotelecinco.es
Un informe publicado por el Banco de Comunicaciones de China, la quinta mayor entidad comercial nacional, afirmó en un informe sobre las perspectivas económicas del gigante asiático para el segundo semestre de 2010 que "es improbable que sufra una segunda caída" y que crecerá por encima del 9 por ciento.
Los datos del informe, según informó la agencia oficial de noticias Xinhua, muestran que el PIB de China, tercera economía mundial, crecerá despacio durante el segundo semestre y que el precio de los bienes de consumo bajarán.
El PIB chino creció un 11,1% en la primera mitad del año, una ligera y esperada ralentización después de haber registrado en el primer trimestre de 2010 un aumento del 11,9%, anunció el Buró Nacional de Estadísticas (BNE) el pasado 15 de julio.
El economista Lian Ping del Banco de Comunicaciones aseguró que el crecimiento económico de China será "sostenible" y "saludable" siempre y cuando la tasa de crecimiento se mantenga en torno al 9%, un valor que según el informe de esta entidad será superado al término del los próximos seis meses.
"China no experimentará una recesión a menos que el crecimiento económico caiga por debajo del 7%", precisó.
Las exportaciones, uno de los pilares del crecimiento económico chino, repuntarán en el segundo semestre, mientras que el consumo aumentará en un 18,5% respecto el año anterior, señala el informe.
Lian destacó que el crecimiento de la inversión se reducirá de forma progresiva hasta rozar el 21% a causa de la ayuda estatal al sector privado y a las industrias estratégicas emergentes.
Respecto al sector inmobiliario, el informe sugiere que el Gobierno chino debería mantener una política severa, aunque existan pocas posibilidades de establecer frenos en este mercado, ya que a pesar de que la inversión caerá en gran medida, no se producirá una disminución significativa de sus precios.
El año pasado China creció un 9,1% y para 2010 el Gobierno chino se fijó que el PIB aumente un 8%, una previsión que se antoja demasiado prudente, ya que los organismos internacionales la estiman mucho mayor (el Banco Mundial un 9,5, y el Fondo Monetario Internacional un 10%).