Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los efectos del "caso Stanford" se siguen extendiendo por Latinoamérica

Los efectos del "caso Stanford" se siguieron extendiendo hoy por América Latina, donde en varios países se adoptaron nuevas medidas contra empresas del multimillonario tejano Robert Allen Stanford, investigado por una estafa millonaria y sospechoso también de nexos con el cartel mexicano del Golfo.
Mientras Venezuela, Perú y Ecuador adoptaban acciones para salvaguardar los intereses de los clientes de Stanford, en EE.UU. el FBI localizaba al financiero, cuyo paradero era desconocido por las autoridades desde que el martes fue acusado de captar 8.000 millones de dólares mediante un entramado de inversión fraudulento.
La policía federal se limitó a informarle sobre las acusaciones en su contra, pero no lo detuvo ya que de momento solo se enfrenta a un proceso civil y no criminal, pese a que según filtraciones a la prensa es también sospechoso de lavar dinero para esa organización narcotraficante.
Según la cadena de televisión ABC, la policía mexicana tiene en su poder uno de los aviones del magnate tejano y en él se encontraron cheques aparentemente vinculados con ese cartel.
ABC informó que la SEC tenía preparado el caso contra Stanford hace algún tiempo, pero no tomó medidas para no entorpecer una operación encubierta del FBI sobre sus posibles vínculos con el narcotráfico.
Tres de las empresas del presunto estafador fueron intervenidas el martes, cuando la SEC anunció el inicio de una investigación en su contra.
Desde que estalló el escándalo, los clientes de las firmas del entramado financiero organizado por Stanford en países latinoamericanos han formado largas filas para retirar su dinero, como en Venezuela y Panamá.
Las autoridades venezolanas, que ayer habían llamado a la calma y asegurado que el Stanford Bank local no tenía problemas, anunciaron hoy la intervención del banco para su "venta inmediata" tras registrarse retiros masivos de depósitos de los clientes desde el martes.
El ministro venezolano de Finanzas, Alí Rodríguez, explicó que, aunque el problema de la filial local de Stanford es "absolutamente ajeno" al sistema financiero venezolano, el pánico que ha provocado entre sus cerca de 15.000 clientes forzó a tomar esa medida.
Además, reveló que la propia directiva del banco había reconocido que tras conocerse el presunto fraude les había sido "imposible la comunicación" con el Stanford International Bank, independiente de la entidad local y en el que, según medios venezolanos, se encuentran depositados entre 2.300 y 5.000 millones de dólares de ciudadanos y empresas de este país.
En Panamá, la Superintendencia de Bancos tomó el control de la filial local de Stanford Financial Group este miércoles.
El multimillonario tejano cuenta, asimismo, con empresas intermediarias de bolsa en México, Colombia, Perú y Ecuador.
En los dos últimos países citados fueron congeladas temporalmente las actividades de esas firmas como medida preventiva.
La Comisión Nacional Supervisora de Empresas y Valores de Perú anunció que, tras efectuar ayer una "visita de inspección" a las oficinas de Stanford Group Perú SAB en Lima, suspendió sus actividades durante 30 días para garantizar que sus operaciones no se vean afectadas por las investigaciones en EE.UU. contra su propietario.
La misma decisión adoptaron en Ecuador las bolsas de valores de Quito y de Guayaquil respecto a Stanford Group Casa de Valores, de la que Stanford es prácticamente el único accionista.
La Bolsa de Valores de Quito (BVQ) también hizo una inspección en la empresa y constató que esta ha "estado haciendo las operaciones conforme a la ley ecuatoriana y bajo el control de la superintendencia de mercados".
Sin embargo, admitió que "donde puede estar el problema es en las operaciones hechas directamente por los inversionistas a través de internet" y que, además, puede haber un inconveniente si las autoridades estadounidenses solicitan el embargo de las acciones de la firma.
En Colombia y México, las autoridades correspondientes han rehusado hasta el momento intervenir en las filiales de Stanford, a pesar de que en el primer país la compañía decidió ayer suspender voluntariamente sus actividades y de que en el segundo algunos parlamentarios han exigido acciones al respecto.
La Superintendencia Financiera de Colombia lanzó un mensaje de tranquilidad sobre los efectos que tendrá en el país la crisis de la firma y señaló que la entidad, que no recaudaba recursos en Colombia, es vigilada permanentemente para que cumpla los compromisos con sus 5.000 clientes y con el mercado.
La Comisión Nacional Bancaria y de Valores, la entidad reguladora mexicana, aseguró que ni las cuentas ni los activos de Stanford Fondos, filial de Stanford Financial que opera en México como administradora de sociedades de inversión, "han sido congelados".
En su sede en Ciudad de México, los empleados atendieron a algunos de los clientes que se habían manifestado el día anterior al encontrar las oficinas cerradas, pero 14 de los 32 trabajadores no acudieron por temor a represalias de los inversionistas, uno de los cuales los llegó a amenazar el martes con una pistola.