Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La tasa de empleo de los varones inmigrantes crece más del doble que la de los españoles

La tasa de empleo de los varones inmigrantes ha crecido más del doble que la de los españoles de origen en los años 2014 y 2015, al aumentar un 10,7% en el primer caso, frente al 4% en el segundo.
Así consta en el último número de 'Focus on Spanish Society', publicación editada por Funcas, que señala, sobre la base de las Encuestas de Población Activa, que entre el primer trimestre de 2014 y el último de 2015, el número de inmigrantes económicos ocupados (16-69 años) creció en más de 100.000 personas (de 744.500 a 847.600) frente al incremento total del número de ocupados en más de 950.000 personas en esos dos años.
Mientras la tasa de empleo de ese grupo aumentó 10,7 puntos porcentuales (de 49,7% a 60,3%), la de los españoles nacidos en España lo hizo cuatro puntos (de 56,8% a 60,8%). Se consideran inmigrantes económicos los ciudadanos de fuera de la UE15 cuya nacionalidad es de un país con un PIB per cápita inferior al de España.
La mejora ha sido particularmente notoria entre los inmigrantes económicos jóvenes (16-29 años): en el primer trimestre de 2014, los ocupados en este grupo de edad eran 134.900 y en el último de 2015 llegaron a 163.300.
Así, mientras la tasa de empleo de los españoles de 16 a 29 años aumentó un 1,5% durante ese periodo (de 34,6% a 36,1%), en el caso de los inmigrantes de la misma edad la subida fue de 10,9 puntos (de 32,5% a 43,4%).
Esta diferencia sugiere que, a diferencia de lo que ocurrió durante el periodo previo a la crisis, los jóvenes españoles prefieren permanecer en clase y formarse mejor antes de incorporarse al mercado laboral. "Quizás han aprendido la lección de que dejar la escuela de forma prematura y empezar a trabajar es un riesgo, y que niveles educacionales más elevados suponen ventajas laborales", apunta 'Focus on Spanish Society'.
Respecto a las mujeres, la tasa de empleo ha crecido menos que la de los hombres durante el periodo analizado, aunque hay que tener en cuenta que su caída durante la crisis fue menos drástica. De igual forma, las diferencias entre trabajadoras españolas e inmigrantes son menos significativas que en el caso de los hombres.
121,1 MILLONES DE EUROPEOS EN RIESGO DE POBREZA O EXCLUSIÓN.
El último número de 'Focus on Spanish Society' también aborda el riesgo de pobreza o exclusión de la población europea. Se estima que entre 2010 y 2014, el número de personas en esta situación en la UE aumentó desde los 116,8 millones hasta los 121,1 millones, alejándose del cumplimiento del objetivo planteado en la estrategia Europa 2020 de reducir en 20 millones las personas en riesgo de pobreza o exclusión en una década (2010-2020).
En 2014, el 24,4% de la población de la UE27 se encontraba en riesgo de pobreza o exclusión, si bien se observaban diferencias significativas entre países. A la cabeza se encontraban Bulgaria y Rumanía, con tasas cercanas al 40%, seguidas de cerca por la griega (36%).
A continuación figuraba el grupo formado por España, Italia, Portugal, Irlanda y los países bálticos, con tasas de entre el 26% y el 33%. Entre el resto de países, con menores tasas de riesgo de pobreza o exclusión, destacan Holanda, Suecia y Finlandia por registrar las más bajas (16%-17%).
AUMENTA LA POBREZA Y EXCLUSIÓN EN ESPAÑA.
Además, se concluye que la crisis no se ha traducido en variaciones sustanciales del ranking, pero sí ha provocado un aumento de la tasa de pobreza o exclusión en la mayoría de los países europeos.
España pertenece al grupo de Estados miembros en los que más aumentó esta tasa, ya que en 2014, se situaba en el 29,2% de la población, un 5,2% más que en 2006.
Por edades, es significativo el aumento del riesgo de pobreza o exclusión durante la crisis entre la población menor de 65 años, frente al descenso registrado en el segmento de mayor edad. España, de hecho, se encuentra entre los países con menor tasa de riesgo de pobreza o exclusión en este último grupo.