Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los empresarios agrícolas de Huelva no encuentran mano de obra

Para hacer frente al impacto de la crisis en la provincia, y con tasas de desempleo disparadas en Andalucía (20% de la población activa), el ejecutivo autónomo y la patronal onubense pactaron ofrecer los 2.500 contratos temporales a parados de la provincia, pero sólo han cubierto 1.500 plazas de temporero. El resto tendrán que buscarlo en otro sitio y quizás un año más, en Marruecos.
Rafael Domínguez, gerente de Freshuelva, la patronal que representa al noventa por ciento del sector, considera que no habrá problemas para iniciar la campaña el próximo uno de octubre, "y no lo habrá porque buscaremos trabajadores comunitarios -búlgaros, polacos, rumanos...- y si aún así no se cubren nuestras necesidades, volveremos a contratar en Marruecos".
Domínguez rechaza con rotundidad que "los onubenses se nieguen a trabajar", "muchos de los que han participado en el proceso de selección están pendientes de otros contratos en el sector servicios y no pueden comprometerse ni siquiera a un mes de trabajo". Hay otras alternativas, como la de contratar a aquellos temporeros de la vendimia que están concluyendo sus contratos en otras comunidades autónomas
El Servicio Público de Empleo de la Junta, contactó con 13.000 desempleados, la inmensa mayoría con experiencia en el sector, pero sólo 6.000 se mostraron interesados y de ellos apenas 3.000 se presentaron a la entrevista para acceder al contrato. La sorpresa de los empresarios llegó al final del proceso de selección, porque la mitad de los admitidos rechazó el empleo.
Según el convenio agrícola de la provincia de Huelva, un trabajador eventual dedicado a la plantación cobra 40 euros diarios y que se extiende desde el uno al treinta de octubre, "por eso el proceso de selección fue muy claro -añade Domínguez- se exige un compromiso claro del trabajador para cumplir con ese plazo".