Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El euríbor sube por tercer día consecutivo y se sitúa en el 1,672 por ciento

En la imagen, viviendas en construcción en Estepona (Málaga). EFE/Archivotelecinco.es
El euríbor subió hoy por tercer día consecutivo y se situó en su negociación diaria en el 1,672 por ciento, pese a lo cual la media de junio se mantiene por debajo del mínimo histórico del 1,644 por ciento con el que cerró mayo.
Tras seis jornadas de cotización el indicador, el más utilizado para el cálculo de hipotecas, se sitúa en una media mensual del 1,633 por ciento, cerca de cuatro puntos porcentuales por debajo del 5,361 por ciento de junio de 2008.
Esta diferencia permitirá a una hipoteca media de 150.000 euros contratada hace un año que se revise en junio beneficiarse de un descuento de unos 300 euros al mes o más de 3.600 euros al año.
El euríbor, que suma ya más de ocho meses seguidos a la baja, comenzó en mayo a frenar el ritmo de bajadas y en junio no ha dejado de subir desde que el jueves pasado el Banco Central europeo (BCE) decidiera mantener en el 1 por ciento, la cota más baja de toda su historia, los tipos de interés en la zona del euro.
Las palabras del presidente de la entidad, Jean-Claude Trichet, que tras la reunión del jueves declaró que "no se ha decidido que ya estemos en el nivel mínimo", no han tranquilizado a los mercados, y desde entonces el indicador ha recuperado seis centésimas.
Pese a que tanto el euríbor como los tipos de interés en la zona del euro se encuentran en mínimos históricos, los analistas y expertos consultados por EFE señalan que ambas tasas tienen todavía margen para bajar.
En el caso del euríbor, los analistas consultados por EFE mantienen que el indicador se situará en las próximas semanas más cerca del 1,5 que del 1,6 por ciento.
Con la tasa de inflación en la zona del euro en el 0 por ciento, lejos del 2 por ciento considerado el máximo aceptable por el banco europeo, el BCE tiene margen para recortar aún más los tipos y reactivar así el consumo y el crédito.