Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los expedientes tramitados por el Protector del Inversor de la Bolsa aumentan tras seis años en descenso

Los expedientes tramitados por el Protector del Inversor de la Bolsa de Madrid durante el ejercicio 2015 han aumentado por primera vez desde 2008, al pasar de 6 a 10, según ha informado BME, que destaca que la labor puramente arbitral de esta figura representó un 60%.
Del total de expedientes tramitados, el 40% terminó en acuerdo y el 20% restante concluyó mediante la emisión por parte de la Oficina de un informe desfavorable para el inversor.
Según consta en el informe, los inversores particulares son los principales solicitantes de información, representando el 83% del total, la cuota más elevada desde que se constituyó la Oficina.
A esto contribuye el hecho de que las entidades financieras, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el Banco de España y las organizaciones de consumidores remiten al inversor particular al Protector del Inversor, ya que lo consideran una vía "rápida y neutral" de información sobre la ejecución de operaciones bursátiles.
Los miembros del Mercado y las entidades financieras son los segundos demandantes de información, siendo las segundas las que realizan más solicitudes en determinados periodos de tiempo, como el correspondiente a la declaración de la Renta.
A lo largo de 2015 se observó un "notable aumento" en la solicitud de emisión de certificaciones de cotización, "no sólo por la sociedades cotizadas, sino también por los profesionales del sector y por los juzgados como consecuencia de los últimos escándalos financieros".
En cuanto a los medios empleados para efectuar consultas, el teléfono se sigue imponiendo, si bien va ganando terreno el correo electrónico y la visita física a la Oficina del Protector del Inversor. El correo ordinario prácticamente ha desaparecido como vía de consulta.
TIPO DE INFORMACIÓN DEMANDADA
Al igual que años anteriores, la información más demandada es la relacionada con hechos relevantes y cae levemente la información bursátil. Por otra parte, se mantiene la información empresarial con el inversor ajeno a las nuevas herramientas y otras vías de información.
El informe pone de manifiesto que los demandantes de información son personas con mayores conocimientos de mercado, aunque sigue existiendo un grupo constituido por inversores de carácter reciente "con los que es necesario usar una terminología bursátil más sencilla y elemental o explicarles conceptos de inversión en Bolsa, como las operaciones de ampliación de capital o derechos de suscripción".
La Oficina del Protector del Inversor ha recibido este ejercicio numerosas llamadas como consecuencia de la normativa europea sobre el 'broker ciego', lo que pone de manifiesto "lo que los inversores consideran una contradicción entre la transparencia en el mercado y la posibilidad de no confundir la identidad de los miembros que introduzcan órdenes o que hayan efectuado operaciones en dichos mercados. "La Oficina ha sido receptora de las quejas y el malestar general por parte de los inversores en esta materia", apunta.
En el ejercicio 2015, las reclamaciones que se han presentado ante la Oficina han ido dirigidas fundamentalmente a los bancos sin que se haya recibido ninguna reclamación dirigida a un miembro del mercado.