Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los extranjeros suben su inversión en deuda en agosto, mientras los particulares huyen de la baja rentabilidad

Los extranjeros elevaron su inversión en deuda española en el mes de agosto un 1,6% respecto a julio y sumaron 326.204 millones de euros, con lo que se mantiene en niveles máximos, mientras que los pequeños inversores volvieron a reducir sus tenencias huyendo de las bajas rentabilidades que está ofreciendo el Tesoro.
En concreto y según datos del Tesoro, la inversión extranjera en deuda aumentó en 5.317 millones en el octavo mes y supone ya el 45,56% del total invertido. Los foráneos recuperaron el ritmo inversor en agosto de 2012, cuando volvieron a acudir a los mercados y retomaron el puesto de principal inversor en deuda que les había arrebatado la banca nacional.
Desde entonces y a lo largo del año pasado, los extranjeros fueron poco a poco elevando sus inversiones, salvo algunos 'parones' concretos, como el registrado en el mes de marzo coincidiendo con el rescate de Chipre. Exceptuando algún descenso más en los meses de verano, los inversores foráneos fueron invirtiendo cada vez más en deuda, con aumentos de incluso más de 20.000 millones en algunos meses.
El estancamiento europeo en los primeros meses de 2013 no ha afectado mucho a las compras de los extranjeros, que siguen viendo a España como un valor seguro y siguen elevado sus tenencias de deuda a pesar de la baja rentabilidad que está ofreciendo el Tesoro por sus títulos.
De hecho, la rentabilidad de todas las letras y algunos bonos está por debajo del 1% y llegó a tocar tipos negativos en el mercado secundario en el octavo mes del año en el caso de las letras a tres meses, el papel a más corto plazo que vende el Tesoro.
Los bonos también están en mínimos, con el interés de las referencias a tres y cinco años por debajo del 1% en las primeras emisiones de septiembre y con la rentabilidad del papel a diez años en el 2%, el nivel más bajo de toda la serie histórica.
Esta situación no ha afectado a los inversores extranjeros, que siguen confiando en España, mientras que los pequeños inversores, en cambio, están reduciendo sus compras de deuda. De hecho, las personas físicas redujeron en 94 millones sus tenencias de deuda en agosto y cuentan ahora con 4.148 millones de euros, el 0,58% del total.
LA BANCA, SEGUNDO GRAN INVERSOR
Por su parte, la banca española, que sostuvo las inversiones del Tesoro los meses en que los extranjeros dejaron de comprar, ha elevado sus inversiones en 2.466 millones de euros. De hecho, cuenta ahora con 204.878 millones en deuda española, el 28,62% del total, después de haber reducido su exposición en 8.302 millones a lo largo del año pasado.
Tras la banca se sitúan las administraciones públicas, que han aumentado sus compras en julio en 25 millones y cuentan ahora con el 7,65% del total. Por detrás se sitúan las entidades de seguros, con el 7,03% del total (50.335 millones); los fondos de inversión, con el 5,21% (37.288 millones) y las empresas no financieras con el 2,38% (17.007 millones).
Los que menos deuda acumulan son los fondos de pensiones, con el 2,28% (16.331 millones); otras instituciones financieras, con el 0,69% (4.956 millones) y las personas físicas, con el 0,58% (4.148 millones).