Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los extranjeros elevan su inversión en deuda en 21.000 millones en noviembre y la sitúan en máximos desde 2011

La banca nacional, en cambio, reduce sus tenencias en 6.500 millones
Los inversores extranjeros volvieron a elevar su exposición a la deuda española en 20.927 millones en noviembre y acumulan ya un total de 273.172 millones, el nivel más alto desde 2011.
Según datos del Tesoro, la inversión extranjera volvió así a repuntar en el undécimo mes del año, tras los pequeños 'parones' coincidiendo con determinados acontecimientos internacionales, como la crisis de Chipre.
Los foráneos habían recuperado el ritmo inversor en agosto de 2012, cuando volvieron a acudir a los mercados y recuperaron el puesto de principal inversor en deuda que les había arrebatado la banca nacional.
La reducción de la incertidumbre que proporcionó el anuncio del Banco Central Europeo (BCE) sobre su mecanismo OMT de compra de deuda en el mercado secundario estaba detrás de esa recuperación de la confianza en España, que cogió fuerza en los meses posteriores.
Así, en enero de este año, los extranjeros invirtieron 8.000 millones más en deuda y en febrero, 10.000 millones más. Sin embargo, la buena racha se vio ligeramente interrumpida en marzo tras el rescate de Chipre, que mermó la confianza y llevó a que estos inversores retiraran 355 millones.
En abril, los foráneos volvieron a invertir en deuda española y elevaron su exposición en 7.723 millones, aunque en mayo y junio la inversión se volvió a resentir y los extranjeros retiraron 7.500 millones en los dos meses.
En julio recuperaron con fuerza el ritmo inversor, al elevar su exposición en más de 10.100 millones, coincidiendo con la mejora del entorno macroeconómico y la recuperación de cierta confianza en los mercados.
La inversión extranjera en deuda volvió a sufrir un pequeño revés en agosto, pero se recuperó en septiembre y, desde entonces, no ha dejado de crecer. Ahora, en el undécimo mes del año, ha marcado todo un récord al crecer en 21.000 millones.
Tras este aumento, los extranjeros consolidan su puesto como principales inversores en deuda española, ya que tenían en su poder 273.172 millones al cierre del mes, lo que supone el 40,38% del total. De hecho, no superaban la barrera de los 270.000 millones desde 2011.
LA BANCA, SEGUNDO GRAN INVERSOR
Por su parte, la banca española, que sostuvo las inversiones del Tesoro los meses en que los extranjeros dejaron de comprar, redujo su exposición en noviembre en 6.505 millones y cuenta ahora con 207.825 millones en deuda española, el 30,72% del total.
A continuación se sitúan las administraciones públicas, que también han reducido sus compras en noviembre en 8.892 millones y cuentan ahora con el 10,24% del total. Por detrás se sitúan las entidades de seguros, con el 6,73% del total (45.513 millones); los fondos de inversión, con el 5,30% (35.881 millones) y las empresas no financieras con el 2,74% (18.549 millones).
Los que menos deuda acumulan son los fondos de pensiones, con el 2,57% (17.411 millones); las personas físicas, con el 0,75% del total (5.075 millones) y otras instituciones financieras, en último lugar, con el 0,58% (3.810 millones).