Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ocho de cada diez familias destinan parte de sus ingresos a comer fuera, con una media de 2.375 euros

Ocho de cada diez familias destinaron en 2013 parte de sus ingresos a comer fuera de casa, con una media de gasto de 2.375 euros, unos 140 euros menos que en 2012, según los perfiles de consumo Habits de la empresa AIS Group, que revela que bares y restaurantes son los lugares preferidos de los españoles para su tiempo de ocio.
Por comunidades autónomas, Asturias y Cantabria cedieron su puesto a otros regiones del Norte, ya que los que más destinaron al ocio gastronómico en 2013 fueron los navarros (3.125 euros anuales) y los vascos (2.800 euros), frente a los extremeños (1.500 euros) y los castellano-manchegos (1.950 euros) que son los que menos gastaron.
En concreto, las familias extremeñas destacan por ser las que más recortaron su presupuesto en restaurantes, bares y cafeterías, ya que en 2013 gastaron de media casi 700 euros menos por hogar, un 30% menos.
En total, las familias españolas gastaron un media de 2.000 euros en ocio urbano en 2013, una cifra sensiblemente inferior a la registrada en los tres años anteriores. Así, el gasto medio familiar en ocio urbano fue de 2.360 euros en 2010, bajó a 2.270 euros en 2011 y se situó en 2.170 en 2012.
En lo que va de década, el recorte total ha sido de un 16% y, según AIS Group, no sólo se ha rebajado el gasto en general sino que, en estos años, hay un 3% más de familias que han eliminado por completo esta partida de su presupuesto. Así, en 2013 un 19% de las familias españolas no destinó ninguna cantidad de sus ingresos a ocio urbano.
Según el estudio, las familias que más salieron en 2013 fueron las vascas, cerca del 90%, seguidas por madrileñas (86%) y riojanas (84%). En cambio, las más hogareñas fueron las castellano-manchegas, donde algo más de una cuarta parte no gastó nada en ocio urbano. Canarios y cántabros van a la zaga.
Si tenemos en cuenta sólo a las familias que destinaron alguna partida de su presupuesto al ocio -el 81% del total- el gasto medio nacional se situó en 2.480 euros en 2013, la mayor parte a restaurantes y cafeterías.
Solamente tres de cada diez familias pagaron en 2013 por actividades de entretenimiento de índole cultural, entre ellas el cine, el teatro y los museos. El presupuesto medio que dedican los españoles en 2013 a este tipo de espectáculos apenas superó los 300 euros anuales por hogar.
Por encima de esta media, se situaron los hogares valencianos que alcanzaron los 560 euros, seguidos de las familias catalanas con una media de gasto en este tipo de entretenimiento en 2013 de 465 euros. También navarros y madrileños superaron de media los 400 euros anuales.
En el lado contrario se situaron las familias extremeñas con un gasto medio en museos y espectáculos ligeramente por encima de los 125 euros anuales, mientras que rondando los 200 euros se quedaron en los hogares canarios, murcianos, andaluces y asturianos.