Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los funcionarios, de los primeros perjudicados por los recortes

Otra vez los funcionarios en el punto de mira. Y no solo para ver congelado su sueldo, sino para comprobar cómo su renta quedará mermada en un 5%. Son los primeros que verán apretado su cinturón además de los políticos. Pero los perjudicados son más: pensionistas cuya ayuda no subirá a final de año y embarazadas que pierden el denominado como 'cheque bebé'. El descontento es la nota predominante.
A nadie le hace gracia que le bajen el sueldo. El sentimiento de los funcionarios es, además, el de que siempre les toca a los mismos -sobre todo cuando no se sienten causantes de la actual crisis-, pero también los hay que asumen el recorte como un mal necesario dadas las circunstancias.

Entre los jubilados también hay reacciones encontradas frente a la congelación de sus pensiones. Las embarazadas o las que quieren serlo en un futuro sí tienen claro surechazo a la supresión de los 2.500 euros. Con la retirada del 'cheque bebé', el Gobierno espera ahorrar unos 1.100 millones de euros.
Primeras movilizaciones
 
La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-CSIF) prepara ya una huelga general: un comunicado del sindicato afirma que su directiva, reunida en sesión extraordinaria "ante la gravedad de la situación", decidió llevar a cabo asambleas informativas en los centros de trabajo entre el 17 y 21 de mayo próximos.

El 25 de mayo, agrega la nota, habrá concentraciones ante todas las subdelegaciones provinciales de gobierno, seguida de manifestaciones a nivel autonómico y nacional en fecha a determinar.

"Todas estas movilizaciones concluirán con la convocatoria de una huelga general en todas las Administraciones Públicas", agrega sin más precisiones el comunicado, que califica las medidas anunciadas por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de "graves, injustas y evitables".

Zapatero anunció hoy en el Congreso de los Diputados la reducción de un 5 por ciento del salario de los 2,6 millones de empleados públicos desde junio próximo y su congelación en 2011, entre otras medidas de ahorro.