Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los funcionarios públicos británicos se declaran en huelga

Alrededor de 270.000 funcionarios públicos del Reino Unido protagonizan a partir de hoy una huelga de cuarenta y ocho horas en protesta por las futuras condiciones de despido.
El paro, decidido por el sindicato de servicios públicos y comerciales, afectará a distintos servicios como tribunales, puertos, oficinas de Hacienda, museos y el Parlamento, entre otros.
El sindicato convocante denuncia que con las reformas gubernamentales los funcionarios públicos van a perder un tercio del dinero al que tenían derecho por los años de trabajo.
Se trata de la mayor huelga de funcionarios públicos desde 1987 y se esperan nuevas acciones de protesta en vísperas de las elecciones generales de este año.
Según el secretario general del sindicato, Mark Serwotka, "los funcionarios públicos están enojados" con las reformas propuestas por el Gobierno y "quieren demostrar lo fundamental que es su trabajo para la sociedad".
"De acuerdo con los cambios propuestos, (esos funcionarios) se exponen a perder un tercio de sus derechos y decenas de miles de libras si se quedan sin trabajo", criticó el líder sindical.
"El Gobierno está haciendo trizas los contratos de funcionarios públicos mal pagados y al mismo tiempo dice que no puede hacer nada contra las primas de los banqueros por culpa de las obligaciones contractuales", denunció Serwotka.
El Gobierno calificó por el contrario de "justas" sus reformas de y dijo que son fruto de negociaciones y consultas con cinco de los seis sindicatos de funcionarios públicos.
Según el Gobierno, quienes ganan menos de 30.000 libras (33.000 euros) al año, que son un 80 por ciento, tendrán derecho a seguir cobrando ese sueldo durante dos o tres años.