Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El gobierno estadounidense autoriza a 10 grandes bancos a devolver el dinero del rescate financiero

El secretario del Tesoro de EE.UU., Timothy Geithner, aseguró que dichos reembolsos son una señal alentadora de la reparación del sistema financiero. EFEtelecinco.es
El Departamento del Tesoro de EE.UU. autorizó hoy a diez grandes bancos del país, entre ellos JP Morgan Chase y Morgan Stanley, a devolver unos 68.000 millones de dólares del socorro financiero que recibieron del Gobierno hace unos meses.
En concreto, el Tesoro autorizó la recompra de las acciones que adquirió el Gobierno, con lo que estas entidades quedarán liberadas de la estricta supervisión a la que son sometidas aquellas que se acogieron al rescate financiero aprobado en octubre pasado, por un importe de 700.000 millones de dólares.
"Estos reembolsos son una señal alentadora de la reparación del sistema financiero", sostuvo en un comunicado el secretario del Tesoro, Timothy Geithner, quien agregó que "aún queda mucho trabajo por delante".
El presidente Obama, quien recientemente ha sido criticado por el uso de fondos públicos para rescatar empresas privadas, como las automovilísticas, dijo que el hecho de que los bancos puedan devolver parte del dinero recibido es "una buena señal", aunque no significa que los "problemas han acabado".
No obstante, dijo que el hecho de devolver el dinero "no lleva aparejado el perdón por los errores cometidos en el pasado" por parte de las entidades financieras.
El plan de rescate de 700.000 millones de dólares fue la iniciativa más contundente que puso en marcha el Gobierno de George W. Bush para auxiliar al sistema financiero, aquejado por la depreciación de activos que provocó la crisis de las hipotecas de alto riesgo, y otras formas de especulación.
En un principio, el Gobierno de Bush dijo que el dinero serviría para recomprar activos "tóxicos", pero finalmente se decidió por otra vía diferente, la de entrar en el capital de la banca con la compra de acciones.
Más de 600 bancos en todo el país recibieron casi 200.000 millones de dólares bajo un llamado Programa de Adquisición de Activos Depreciados (TARP, por su sigla en inglés), de estos 22 menores ya devolvieron todo el dinero recibido.
Todos los bancos están apurados por devolverlos para librarse de la supervisión gubernamental que les afecta desde que tomaron ese dinero.
El Gobierno del presidente Barack Obama sometió a 19 de esos bancos a "pruebas de aptitud" que, supuestamente, midieron si estas instituciones tenían capital suficiente para hacer frente a condiciones económicas aún peores a las que prevalecen desde que EE.UU. entró en recesión en diciembre de 2007.
Por su parte, el Comité de Supervisión designado por el Congreso para que vigile el uso del auxilio gubernamental al sistema financiero, divulgó hoy un informe en el que advierte de que podrían ser necesarias nuevas "pruebas de aptitud" para algunos bancos.
El Departamento del Tesoro no nombró a los 10 bancos que autoriza a que devuelvan la ayuda gubernamental. Sin embargo, J.P. Morgan, Morgan Stanley, American Express, Bank of New York Mellon, BB&T, Capital One Financial, Northern Trust, State Street, y U.S. Bancorp anunciaron que regresaran el dinero.
Morgan Stanley no había pasado la "prueba de aptitud" del Gobierno, pero afirmó que logró la capitalización suficiente y el Departamento del Tesoro la autorizó para que devuelva la ayuda recibida.
Entre los bancos que no recibieron este permiso se cuentan Bank of America, que es el mayor de EE.UU. por sus activos, y Citigroup. Cada una de estas instituciones había recibido 45.000 millones de dólares en fondos del Gobierno.
Wells Fargo, el mayor prestamista hipotecario del país y que recibió 25.000 millones de dólares en fondos del Gobierno, no se cuenta entre los aprobados.
Si se suman los reembolsos ya recibidos de otros bancos, el Gobierno ha recuperado unos 70.000 millones de dólares, indicó el Tesoro.
Las "pruebas de aptitud" determinaron que 10 de las 19 instituciones financieras más grandes de EE.UU. necesitaban una capitalización adicional de 74.600 millones de dólares para sobrevivir una recesión más grave.
Desde entonces, los bancos han divulgado planes para obtener más de 100.200 millones de dólares en capital.
El Comité de Supervisión, encabezado por Elizabeth Warren, señaló que cuando se hicieron las "pruebas de aptitud" el Gobierno consideraba como la "peor circunstancia" un índice de desempleo del 8,9 por ciento. Según el Departamento de Trabajo en mayo el índice de desempleo subió al 9,4 por ciento.