Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los hogares españoles tiran a la basura 1.325,9 millones de kilos de alimentos al año

Mujer comiendoGtres

Por primera vez en España se ha realizado un estudio para cuantificar el despedicio alimentario de los hogares. La investigación llevada a cabo por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente revela que son más de mil millones los kilos de comida al año que se desechan por parte de las familias. La cantidad de alimentos cocinados que van a la basura es menor que las comidas pre-cocinadas.

Los hogares españoles tiran a la basura 1.325,9 millones de kilos de alimentos al año, y además, ocho de cada diez casas desechan alimentos sin procesar a la basura por considerar que no están en buen estado, mientras que tres de cada diez tiran parte de la comida preparada. Así se desprende del primer Panel de cuantificación del desperdicio alimentario elaborado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA).
La presentación del estudio se ha llevado a cabo este miércoles en la reunión de la VII Comisión de Seguimiento de la Estrategia 'Más alimento, menos desperdicio', celebrada en el marco de Madrid Fusión 2016. Sus resultados permiten cuantificar los alimentos sin procesar que se desechan por deterioro o caducidad, así como los alimentos cocinados o en recetas que se eliminan por sobrar o por deterioro.
25,5 millones de kilos por semana
La investigación también constata que los hogares españoles desechan semanalmente 25,5 millones de kilos de alimentos. "De esta forma, la proporción del desperdicio en los hogares españoles es del 4,53% sobre el total de los alimentos comprados. No se desperdicia en la misma proporción lo que se compra, existiendo diferencias significativas por productos", subraya Medio Ambiente.
Sobre los alimentos sin procesar, ocho de cada diez hogares tiran a la basura por considerar que no están en buen estado, las frutas, las verduras y el pan fresco son los más desechados, representando el 48,1% del volumen de desperdicios. También desvela que tanto en ingredientes sin cocinar como en platos preparados, en primavera-verano se desperdicia un 9,4% más que en otoño e invierno.
Eso sí, este panel constata que es menor el desperdicio de alimentos una vez preparado el producto. De hecho, revela que tres de cada diez tiran parte de las recetas que preparan a la basura, siendo mayor la cantidad de comida que se desperdicia directamente desde la nevera que la que se desperdicia por no consumirse en la mesa.