Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los hogares gastan un 2,3% más en vino en 2013 por la subida de precios, pese a la caída del volumen

Los hogares españoles gastaron un 2,3% en vino en 2013, como consecuencia de la subida del precio medio, especialmente de los caldos más económicos, pese al retroceso del volumen consumido, según los últimos datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, analizados por el Observatorio Español del Mercado del Vino (OeMv).
En concreto, 2013 se cerró con una caída del consumo de vino en los hogares españoles en volumen del 3,7%, hasta los 419,4 millones de litros, al tiempo que se registró un aumento en valor del 2,3%, hasta los 1.050 millones de euros, tras la subida del precio medio en un 6,1%, hasta los 2,50 euros por litro.
Los vinos tranquilos sin denominación de origen protegida (DOP), que también incluyen a los vinos con indicación geográfica protegida (IGP), junto con los cavas, son los que provocan la caída global del consumo de vino en alimentación.
Los primeros cayeron un 5% y los segundos, un 9,3%, hasta los 208,8 y los 24,5 millones de litros respectivamente. En términos de valor, sin embargo, ambos productos crecieron, al haber aumentado su precio medio.
Por otro lado, los vinos con DOP, que lideran las ventas en valor al suponer el 47,2% del gasto total en alimentación en 2013, cerraron el año con crecimiento en términos de valor del 2,6%, hasta los 495,5 millones de euros y se mantuvieron estables en volumen, creciendo un ligero 0,1%, hasta los 135,9 millones de litros.
Por comunidades autónomas, Cataluña lidera el consumo de vino en alimentación en términos absolutos, mientras que Baleares es la comunidad con más gasto per cápita. En el lado opuesto, destacan los bajos índices de consumo y gasto per cápita de comunidades productoras de vino como Castilla-La Mancha o La Rioja, que pueden ser el reflejo estadístico de un mayor autoconsumo o bien de una cierta tendencia mayor al consumo en el canal de hostelería.
En 2013 destaca el aumento del consumo de vino en alimentación en Navarra, Cataluña, Baleares y Extremadura.