Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La hostelería española pide un plan Pive al Gobierno para modernizar el sector

Quiere créditos a interés bajo para invertir en maquinaria que ahorre consumo eléctrico
La hostelería española ha pedido al Gobierno un plan de ayudas que, tal y como ha hecho el plan Pive en el sector de la automoción, permita a los alojamientos hoteleros, centros de restauración y locales de ocio modernizar sus instalaciones y maquinaria para incidir en un ahorro del consumo eléctrico y, por tanto, del gasto, además de los beneficios que ello supondría para el medio ambiente.
Así lo han reclamado este martes en rueda de prensa en el marco del salón Hostelco, que se celebra en el recinto Gran Via de Fira de Barcelona, el presidente de la Federación Española de Hostelería (FEHR), José María Rubio, y el presidente de Federación Española de Asociaciones de Fabricantes de Maquinaria para Hostelería, Colectividades e Industrias Afines (Felac) y de Hostelco, Jordi Roure.
"No queremos dinero a fondo perdido, sino que se facilite el crédito y que los intereses sean bajos. Para nosotros esto es suficiente, pero debe ser un plan que realmente llegue a la microempresa", ha defendido Rubio, que ha recordado que el 95% del sector lo integran pymes y microempresas.
Se ha referido también a una línea de ayudas europeas destinadas al ahorro energético, que cree que hay opciones de captar, y ha defendido que el impulso al sector de la hostelería beneficiaría al turismo y al conjunto de la economía: "Lo que más valoran los turistas de España es la gastronomía, los bares y el ocio nocturno, y todo esto es restauración".
Roure ha destacado que los fabricantes de maquinaria se han esforzado y han realizado muchas inversiones pensando en el beneficio del sector, y la exportación ha sido un gran revulsivo frente a la crisis del mercado interno --la cuota exportadora se situó en 2013 en el 46% y se prevé un 50% para este 2014--.
Según datos de la FEHR, el consumo eléctrico de los 303.438 establecimientos registrados oscila entre los 1.200 y los 30.000 kw mensuales, lo que supone un gasto de entre 400 euros al mes, en el caso de las microempresas, y 4.000 euros mensuales para empresas de mayor dimensión.
AHORRO DE 35 MILLONES
La renovación de equipos por otros más eficientes supondría una reducción del consumo eléctrico total del negocio del 15%, lo que se traduciría en un ahorro medio de entre 2.160 y 54.000 kw anuales, según el tipo de establecimiento.
Asimismo, el ahorro económico se situaría entre 540 y 7.200 euros, con lo que la media de ahorro por local sería de 2.000 euros anuales, y el ahorro total para los establecimientos de restauración sería de 35 millones de euros.
La propuesta ya se ha planteado al Ministerio de Industria, Energía y Turismo, y Rubio ha asegurado que la administración se mostrado "sensible" con la iniciativa, por lo que mantendrán nuevos encuentros para concretar el plan.
El sector de la hostelería aporta más de un 7% al PIB español, emplea a más de 1,3 millones de personas, y en 2013 su producción alcanzó los 120.740 millones de euros --el 84% de las ventas se concentró en la restauración y el 14% en alojamiento--.
Pese a haberse iniciado la recuperación, la crisis ha causado estragos en el sector, lo que ha provocado que el número neto de establecimientos se haya reducido en 3.000 en 2011, 1.300 menos en 2012 y una caída de 3.200 en 2013, y para este 2014 se prevé un decremento de 5.000, el peor dato de la historia.