Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La huelga de los petroleros brasileños llega a su fin

Empleados de la petrolera brasileña Petrobras participan en una huelga nacional el pasado 24 de marzo en la refinería de Duque de Caxias, Río de Janeiro (Brasil). EFEtelecinco.es
Los trabajadores brasileños del sector del petróleo decidieron hoy poner fin a partir de esta medianoche a la huelga de cinco días iniciada el pasado lunes, después de llegar a un acuerdo con la estatal Petrobras.
Los sindicatos petroleros habían amenazado anoche con continuar en paro, lo que habría obligado a la empresa a seguir sirviéndose de los equipos de contención, que acumulaban ya cinco días consecutivos de trabajo, para mantener el ritmo de producción.
Sin embargo, en una reunión convocada hoy por Petrobras en su sede central en Río de Janeiro, las partes lograron superar las diferencias y concluir un acuerdo que habían empezado a diseñar el jueves, según la Federación Única de Petroleros (FUP).
"La indicación de la Federación es de aceptación de la propuesta conquistada durante la negociación con Petrobras y el cierre de la huelga este viernes", señaló la FUP en un comunicado, en el que señaló que faltaba sólo el visto bueno de los trabajadores, que esperaban fuera favorable al arreglo.
Según el sindicato, que agrupa a los trabajadores del sector, se dio orientación a sus afiliados para que la que llamaron "huelga victoriosa" termine a la medianoche de hoy en todo el país.
Petrobras no se ha manifestado todavía sobre el acuerdo, ni sobre el fin de la paralización, y más temprano reiteró que la producción de petróleo continuaba "normal", al igual que en las cuatro jornadas previas.
De la misma forma, señaló que el abastecimiento al mercado ha continuado en sus cauces, a pesar de los intentos de los sindicatos por paralizar las actividades de producción y de refino en todo Brasil.
El primer día de huelga, los sindicatos llegaron a proclamar que habían parado diversos pozos, aunque la empresa negó haber sentido el impacto de la movilización.
Desde el lunes, los equipos de contingencia asumieron el control de los pozos y plataformas marinas en los que los obreros intentaron detener la extracción de crudo.
En algunos casos, como en la cuenca de Campos, de la que se extrae el 80 por ciento del crudo de Brasil, la empresa no permitió que los obreros llegaran a parar la producción ni un instante, según reconocieron los sindicatos.
La FUP había criticado esta medida, puesto que, según ellos, los equipos de Petrobras, formados por gerentes y supervisores, eran poco numerosos y "poco preparados", por lo que se corrían riesgos de seguridad.
Durante los cinco días de negociaciones, la compañía controlada por el Estado accedió a cumplir algunas de las pretensiones de los sindicatos, en especial en su principal demanda, que era aumentar la participación de los trabajadores en el reparto de los beneficios.
La FUP aseguró en el comunicado que la compañía mejoró su propuesta inicial y que el pago de la participación en los beneficios y resultados lo recibirán los trabajadores en una cuota única el día 5 de mayo.
En el área de seguridad, se comprometió a mantener reuniones periódicas con los representantes sindicales y precisó que va a cumplir escrupulosamente con las directrices del plan de buenas prácticas de seguridad, medio ambiente y salud de la empresa.
Otro fleco importante sobre el que finalmente también se llegó a un acuerdo fue en el tratamiento que se va a dar a los huelguistas.
"La fuerza de la huelga nacional y la disposición de la continuidad de lucha en caso de que Petrobras insistiera en la amenaza de castigar a los trabajadores (huelguistas) hizo a la empresa formalizar en la tarde de este viernes una propuesta con avances importantes", agregó el comunicado de los petroleros.
Según la misma fuente, en cuanto a los cinco días de paralización, la empresa se comprometió a descontarlos a razón de un día por mes, sin que ello incida sobre el pago que los trabajadores reciben por vacaciones, decimotercer salario y otros beneficios.