Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los ingresos de las filiales en el extranjero de empresas españolas crecerán un 89% en 2033

Los directivos españoles calculan que los ingresos de las filiales en el extranjero de sus empresas crecerán un 89% en 2033, según el informe 'España goes global', de PwC.
El peso de las exportaciones sobre la facturación de las compañías españolas habrá aumentado un 72% en 2033, según las conclusiones de este informe de PwC, que ha encuestado a 450 directivos españoles para analizar la evolución de las empresas de España en los próximos veinte años.
Entre 2014 y 2020, las exportaciones españolas crecerán a un ritmo medio de un 4% y las importaciones, de un 3,5%. Entre 2021 y 2033, las exportaciones aumentarán a un ritmo medio de un 5% y las importaciones, de un 4,1%.
España es el quinto país del mundo en grado de internacionalización (comercio exterior más inversiones directas), al mismo nivel que Alemania y por delante de países como Francia y Canadá. La suma del comercio exterior y las inversiones directas de las empresas españolas equivale al 166% del PIB español.
En los últimos años, las empresas españolas han pasado de no tener ninguna multinacional a contar con casi 2.500. Las compañías con filiares en el extranjero han crecido un 66% desde hace diez años.
TENDENCIAS ESTRUCTURALES
El informe señala que crecerá en los próximos años el dominio de las multinacionales originarias de países en vías de desarrollo, que hasta ahora están fuera de los rankings mundiales.
También destaca que proliferarán pymes con una identidad puramente global y que aparecerán compañías en nuevos sectores y áreas de actividad ligadas a las disrupciones tecnológicas. El informe advierte que las empresas deberán acercarse a África y Asia y no tanto a Latinoamérica.
El estudio añade que las administraciones públicas deberán favorecer la internacionalización de las empresas creando un entorno regulatorio favorable para la mediana empresa.