Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las inmobiliarias cierran el trimestre con importantes pérdidas

La responsable en buena medida de ese resultado es Colonial que, en un ejercicio insólito en el sector, ha devaluado el valor de sus activos inmobiliarios para ajustarlo a los precios de mercado, lo que le ha supuesto un quebranto de más de 272 millones de euros.
De la facturación total, destaca la negativa evolución de la actividad promotora en algunas de las inmobiliarias más grandes, como Martinsa-Fadesa, Metrovacesa y Reyal-Urbis, que han visto cómo los ingresos procedentes de la venta de viviendas han caído a la mitad, en tanto que las reservas han descendido a un ritmo parecido.
También han caído las preventas de otras empresas como Realia, Parquesol y Colonial, si bien éstas han logrado aumentar las ventas de obra nueva, pero con márgenes inferiores a los conseguidos un año antes.
Peor todavía se ha comportado el mercado de suelo, en el que han escaseado las operaciones durante el primer trimestre, con lo que han sido muy pocas las inmobiliarias que han conseguido ingresos con esta actividad.
Ni siquiera las compañías que se centran en el negocio del alquiler han conseguido crecer, ya que la facturación de Testa (filial patrimonialista del grupo constructor Sacyr) se mantuvo en el mismo nivel del año anterior, mientras que la de Renta Corporación cayó casi a la mitad, provocando que la compañía catalana haya entrado en pérdidas.
 
 
KOD