Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los inspectores de Hacienda denuncian la pérdida de autonomía en la gestión de recursos humanos de la AEAT

Ven "insuficientes" las plazas públicas aprobadas para la AEAT y aseguran que el número real es tres veces inferior al anunciado
La organización de Inspectores de Hacienda del Estado (IHE) denuncia la "muy preocupante" pérdida de "autonomía e independencia" de la Agencia Tributaria (AEAT) en la gestión de los recursos humanos con la última oferta de empleo público (OEP) aprobada, que conlleva un número de plazas "insuficiente" y tres veces inferior al anunciado.
Así lo ha señalado en declaraciones a Europa Press el presidente de IHE, José Luis Groba, que denuncia que la Secretaría de Estado de Función Pública se habría quedado con 300 plazas por año de informáticos y administrativos que iban a dirigirse a la Agencia Tributaria desde la Secretaria de Estado de Hacienda.
Groba ve un "hecho inaudito" en las políticas de las gestiones de recursos humanos de la AEAT que se produzca una subordinación de la Secretaría de Estado de Hacienda a la de Función Pública, ya que parece que la primera "no tiene criterio y se limita a cumplir lo ordenado" por la segunda, cuando en la motivación de la creación de la AEAT está que este organismo sea "independiente, ágil y con la máxima operatividad".
"Ha sido negociado bajo el paraguas y la supervisión de la Secretaría de Estado de Función Pública", considera Groba, que denuncia que las 700 plazas asignadas en la ley de Presupuestos para la AEAT suponía una tasa de reposición del 100%, pero finalmente el organismo recibirá "50 como mucho". "Lo que dan por un lado lo quitan por el otro", ha lamentado.
VE "INSUFICIENTES" LAS 700 PLAZAS 'REALES' PARA LA AEAT
A pesar de que los inspectores dicen ser "comprensivos" al entender que "no se puede intentar arreglar en dos años lo que no se ha hecho en diez" y valoran que "por fin" hay un "cambio de rumbo" en la oferta de empleo público aprobada al suponer un incremento de recursos, consideran que las incorporaciones "no son inmediatas" y resultan "insuficientes", ya que "no son tantas como dicen".
En este sentido, Groba critica que Función Pública afirme que se destinarán 2.150 plazas para la Agencia Tributaria cuando "no es cierto", ya que no se contemplan las 1.400 jubilaciones que se van a producir, de forma que el número real de plazas sería 700, unas 350 por año.
Por otra parte, Groba sí ha celebrado que en el decreto se reconozca que hay un problema "grave" en la gestión de los recursos humanos en la AEAT al marcar la necesidad de diseñar nuevos instrumentos de ordenación de RRHH, ya que "la estructura no es la adecuada".
Para Groba es necesario el desbloqueo del acuerdo de carrera administrativa y nuevas fórmulas que permitan a los inspectores adquirir nuevas competencias, así como a los técnicos que dependen de ellos, junto a la eliminación de barreras burocráticas, máxime cuando "han pasado siete años en los que no se ha hecho nada en este aspecto".