Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los tipos de interés podrían subir un cuarto de punto en julio

Jean-Claude Trichet en una imagen de archivo durante una sesión del BCE. FOTO: EFEtelecinco.es
Jean-Claude Trichet, ha anunciado que los riesgos para la estabilidad de precios "han aumentado como consecuencia de la escalada en los precios del petróleo y de los alimentos". El presidente del BCE ha advertido de que la institución mantiene un grado de "alerta máxima" en la lucha contra la inflación. 
"Estamos en un estado de alerta máxima. El Consejo de Gobierno seguirá vigilando muy de cerca todos los acontecimientos", ha explicado Trichet. El BCE está decidido a "impedir los efectos de segunda vuelta y la materialización de los riesgos al alza para la estabilidad de precios a medio plazo".
"El Consejo de Gobierno está determinado a garantizar el anclaje de las expectativas de inflación en línea con la estabilidad de precios. Este anclaje de las expectativas de inflación a medio y largo plazo es un prerrequisito para que la política monetaria contribuya a un crecimiento económico sostenible y a la creación de trabajos en la zona euro", insistió el presidente del BCE.
Jean-Claude Trichet ha atribuido el aumento de la inflación al incremento de los precios del petróleo y de los alimentos y ha pronosticado que el nivel de precios seguirá siendo alto durante los próximos meses y sólo empezará a "moderarse" en 2009. En este sentido, explicó que, según las proyecciones del BCE, la tasa de inflación se situará entre el 3,2% y el 3,6% en 2008 y entre el 1,8% y el 3% en 2009.
Trichet ha insistido en que el riesgo de entrar en una "espiral inflacionista de precios y salarios es grave", y ha reclamado prudencia en las negociaciones salariales para evitar los efectos de segunda vuelta. CGS