Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las letras a tres meses se sitúan en tipos negativos por primera vez en la historia

El interés de las letras a tres meses lleva varios meses en mínimos históricos y este jueves ha llegado incluso a situarse en negativo en el mercado secundario, al intercambiarse a una cifra del entorno del -0,020%.
Este tipo de papel lleva varios meses vendiéndose en las subastas a tipos próximos a cero y no supera el 1% desde el año 2012. Sin embargo, es la primera vez en la historia que se anota tasas negativas.
La última vez que estos títulos se sacaron a subasta, el pasado 22 de julio, se vendieron 640 millones con una rentabilidad media del 0,127% y una marginal del 0,138%.
La semana que viene el Gobierno celebrará otra emisión de letras a 3 y 9 meses y espera que las cifras sigan a la baja, por lo que el interés podría situarse también en cifras negativas en el mercado primario.
Según el analista de XTB Javier Urones es muy positivo obtener niveles de financiación de esta índole que reflejan la fortaleza de España y muestran que la renta soberana española se ha convertido en un "activo de moda".
A su juicio, los tipos se estabilizarán en estos niveles hasta el que Banco Central Europeo (BCE) empiece a subir los tipos de interés cuando se afiance la recuperación económica en Europa.
En este contexto, Urones cree que el Gobierno debe analizar si es un buen momento para aumentar las emisiones y sacar provecho al actual nivel de mínimos que marcan todos los plazos. En concreto, cree que sería oportuno vender títulos a 3 y 5 años, que pueden generar buenas rentabilidades en el futuro.
Sin embargo, el Gobierno ya ha dicho que su estrategia pasa por reducir ahora la cantidad de emisiones y dilatarlas en el tiempo, puesto que el Tesoro ha cubierto ya casi el 80% de sus necesidades de financiación para este año.
De hecho, el Gobierno ha cancelado la emisión de bonos y obligaciones prevista para este jueves por la falta de demanda que provoca el periodo estival, tal y como ha hecho los últimos años.