Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los líderes europeos ultiman un pacto para apalancar el fondo de rescate hasta 1 billón de euros

Los bancos se resisten a aceptar unas pérdidas del 50% en los bonos griegos
Los jefes de Estado y de Gobierno ultiman un pacto para apalancar el fondo de rescate para países endeudados desde 440.000 millones hasta 1 billón de euros con el objetivo de frenar el contagio de la crisis de deuda a Italia y España, según han explicado fuentes europeas.
El billón de euros, que figura en el proyecto de conclusiones de la cumbre del Eurogrupo, se logrará utilizando el fondo para avalar parte (entre el 20% y el 25%) de las nuevas emisiones de deuda de Italia y España en lugar de comprar directamente los bonos.
De este modo se multiplicaría por cuatro la potencia del fondo, teniendo en cuenta que en realidad sólo quedan alrededor de 250.000 millones tras los compromisos asumidos con Grecia, Portugal e Irlanda.
Además, los líderes aprobarán crear un vehículo especial garantizado por el fondo de rescate y en colaboración con el Fondo Monetario Internacional (FMI) con el objetivo de atraer inversiones de países emergentes como China para comprar bonos de países con problemas. De momento no se ha estimado cuántos fondos podrían lograrse con este instrumento.
Además de este refuerzo del fondo de rescate, el gobernador del Banco de Italia, Mario Draghi, que asumirá la presidencia del Banco Central Europeo (BCE) el 1 de noviembre, ha anunciado este miércoles que seguirá con la política de compra de bonos de la entidad.
El principal escollo pendiente en la cumbre del Eurogrupo es la resistencia de la banca a aceptar pérdidas del 50% en los bonos griegos que tienen en su balance, tal y como exigen los líderes europeos.
La reunión del Consejo Europeo se ha interrumpido y la canciller alemana, Angela Merkel, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, y el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, han tomado las riendas de la negociación con los bancos.