Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El mercado global del lujo alcanzará los 223.000 millones de euros en 2014, según Bain & Company

El mercado global del lujo alcanzará los 223.000 millones de euros en 2014, según el informe 'Luxury Goods Worldwide Market Monitor', de la consultora estratégica Bain & Company. En todos los mercados, excepto el japonés, el chino y el sudamericano, el impulso de este sector depende del gasto turístico.
El mercado global del lujo está experimentando un crecimiento "más lento pero más sostenible a largo plazo", según el informe. La demanda de los nuevos consumidores chinos, junto a los tradicionales americanos y japoneses, ha ayudado a contrarrestar una posible tendencia a la baja debida a las fluctuaciones en las divisas, a la crisis económica europea y a otras crisis, como la de Crimea, o las protestas en Hong Kong.
Según este informe, en el mercado europeo se ralentizan las compras de los turistas provenientes de fuera de la zona euro y hay un cambio de comportamiento de compra en todas las nacionalidades. Los consumidores chinos son los que más gastan en lujo y llegan a desembolsar hasta tres veces más fuera de su país que en el mercado local. Los japoneses, sin embargo, focalizan su gasto en lujo en el mercado doméstico.
Los consumidores están tendiendo al consumo de lujo local, lo que "tiene importantes implicaciones para las marcas de lujo", ha afirmado Claudia D'Arpizio, socia de Bain & Company en Milán y una de las autoras del informe. En su opinión, las empresas deben "pensar en su oferta de producto desde una perspectiva más global. El concepto de las temporadas, un pilar tradicional clave en esta industria, se está haciendo cada vez más obsoleto".
Los automóviles de lujo han experimentado un crecimiento del 10% respecto a 2013 y se sitúan como el producto en el que más se gastan los consumidores del lujo. Los hoteles han crecido un 9% y los cruceros, un 5%, una tendencia en parte apoyada por los jóvenes, que buscan experiencias de estilo de vida más sofisticado.