Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los mercados buscarán en la Fed pistas sobre las posibles alzas de los tipos

La demanda de créditos hipotecarios ha caído a su menor nivel en siete meses, en un momento en el que aún no hay evidencias claras de que la caída inmobiliaria haya tocado fondo. EFE/Archivotelecinco.es
Los mercados permanecen atentos de la Reserva Federal que, al término de la reunión de dos días del Comité de Mercado Abierto, dará hoy a conocer su diagnóstico de la situación económica y, por tanto, de la evolución de la crisis.
Los expertos han comenzado ya a especular con la posibilidad de que la Fed comience a retirar las medidas extraordinarias que ha adoptado para fomentar la liquidez y, en un futuro no muy lejano, aplique una leve subida a los tipos de interés.
Actualmente, el precio oficial del dinero se encuentra en EE.UU. entre el 0 y el 0,25 por ciento, y no se espera que tras la reunión de hoy la autoridad monetaria modifique su política financiera.
Sin embargo, los analistas consideran que los "brotes verdes" que han comenzado a detectarse en la situación económica, y que apuntan a una recuperación, podrían llevar a la Fed a elevar los tipos de interés hacia final de año, aunque el sentimiento no es unánime en los mercados.
Por ello, los inversores prestarán atención especial a la declaración que emitirá hoy el banco central en busca de pistas sobre cuándo subirán los intereses para impedir que los miles de millones de dólares que ha inyectado en los mercados no alimenten una inflación desbocada.
En las últimas semanas, el miedo a que se forme una burbuja de precios una vez que los ejes de la economía recobren su movimiento pleno y la preocupación sobre el déficit de Estados Unidos elevaron el precio de los bonos del Tesoro.
Ese incremento amenaza con ahogar la incipiente recuperación que ha surgido en la economía, pues conlleva un aumento de los intereses de los préstamos extendidos a las empresas y los consumidores.
De hecho, la demanda de créditos hipotecarios ha caído a su menor nivel en siete meses, en un momento en el que aún no hay evidencias claras de que la caída inmobiliaria haya tocado fondo.
Las ventas de viviendas de segunda mano subieron un 2,4 por ciento en mayo, por segundo mes consecutivo, según informó la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios.
Al mismo tiempo, en mayo los precios bajaron casi un 17 por ciento con respecto al año anterior, pues pese al repunte de ventas en abril y mayo el número de casas en el mercado es aún muy alto.
Mientras, la Reserva Federal mantiene su política de comprar títulos a largo plazo para bajar los intereses y estimular la economía.
El banco central se comprometió a adquirir este año un máximo de 1,25 billones de dólares en valores hipotecarios, 300.000 millones de dólares en títulos del Tesoro y 200.000 millones en deuda garantizada por los gigantes inmobiliarios Freddie Mac y Fannie Mae, que están controlados por el Gobierno.
La Reserva ha realizado aproximadamente la mitad de esas compras.