Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los bancos centrales y los ministros de Finanzas del G7 buscan revitalizar el crecimiento global

Los ministros de Finanzas y los gobernadores de los bancos centrales de los países miembros del G7, junto a los líderes de instituciones internacionales como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), discuten desde este viernes en la ciudad japonesa de Sendai fórmulas para revitalizar la economía mundial.
El encuentro de los máximos responsables financieros de EEUU, Alemania, Japón, Reino Unido, Francia, Italia y Canadá, además de sus homólogos de la Unión Europea (UE), centra su atención en cuatro áreas principales: revitalizar la economía global, desarrollar una arquitectura financiera internacional resiliente, avanzar hacia un desarrollo sostenible e inclusivo y promover la integración de los flujos financieros internacionales.
En este sentido, los presentes en la cumbre financiera del G7 en Sendai tienen previsto discutir sobre los desafíos estructurales a los que se enfrenta la economía global, incluyendo los retos demográficos, que pueden lastrar la senda de crecimiento futuro.
Asimismo, los países del G7 abordarán en Japón diversos elementos de la arquitectura financiera internacional como los flujos de capitales o la reestructuración de carteras de deuda soberana, así como el establecimiento de una "red de seguridad financiera global".
En un artículo publicado en la revista 'Forbes', el ministro de Finanzas de Japón, Taro Aso, anfitrión de la cumbre, defiende la necesidad de que las políticas reflejen la evolución de las realidades económicas y las circunstancias particulares de cada país.
En este sentido, el ministro nipón destaca la necesidad de que la política monetaria continúe apoyando la recuperación económica, aunque señala que los bancos centrales no pueden generar un crecimientom equilibrado por sí solos.
"Los responsables del G7 deberían implementar estrategias fiscales flexibles para frotalecer el crecimiento y crear empleos al mismo tiempo que garantizan que la deuda se mantiene en una senda sostenible", señala Aso.