Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La mesa de negociación del ERE en Orange y Jazztel inicia las conversaciones esta semana

La mesa en la que se negociará el expediente de regulación de empleo (ERE) planteado en Orange y Jazztel, que afecta inicialmente a 550 empleados en centros de Madrid, Barcelona, Valencia, Valladolid y Sevilla, tiene de plazo para constituirse y empezar a trabajar hasta el próximo viernes, 12 de febrero, una vez que el lunes 8 se haga efectiva la absorción a efectos laborales.
En esta mesa, en la que estarán sentados los representantes de CC.OO., UGT y de la organización de trabajadores UTJ, así como representantes de la parte empresarial, ésta última especificará previsiblemente las causas del despido colectivo y presentarán la documentación que las acredita.
Por el momento, fuentes de Orange consultadas por Europa Press han declinado hacer cualquier valoración sobre estas cuestiones o sobre la marcha del proceso. Hasta la fecha, la empresa alega causas organizativas, concretamente duplicidades e ineficiencias en ciertos puestos, para justificar el ERE.
El expediente, que en el folleto de OPA presentado por Orange a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) el pasado mes de mayo cifraba en no más de 400 trabajadores, podría afectar finalmente a 550, lo que coincide prácticamente con la plantilla de Jazztel.
Fuentes sindicales señalan que, a la espera de lo que se negocie, el ERE planteado "está bastante repartido" entre las plantillas de ambas compañías. Concretamente, afectaría principalmente a toda la plantilla de Orange en Valladolid y Valencia, y al personal de Jazztel en Madrid y Barcelona.
LA DESCONFIANZA DE LOS SINDICATOS.
Los sindicatos encaran con cierto recelo las negociaciones. Según indican, el hecho de que la empresa haya aumentado en un segundo término el número de potenciales afectados ha generado desconfianza.
Además, la empresa avanzó en su día que prevé contratar a 300 personas en plataformas de atención al cliente, lo que vendría a compensar parte de los 550 despidos. Sin embargo, los sindicatos han replicado que estas plataformas ni siquiera están incluidas en el proyecto de fusión.
Más aún, desde los sindicatos se interpreta estas contrataciones como un refuerzo ante la previsión de mayor actividad, lo que no justificaría todos los despidos previstos y haría que la cifra resulte aún más "desproporcionada".
Además, argumentan que desde la presentación del folleto de la OPA se han producido bajas voluntarias, despidos, excedencias o traslados forzosos, pero pocas contrataciones, con lo que no debería sobrar ahora más personal que al principio del proceso de fusión.
En cualquier caso, los sindicatos también esperan que la empresa busque otras formas de llevar a cabo los ajustes necesarios y creen que opte, antes de despedir, por externalizar algunos servicios, como pueden ser los de soporte técnico, o incentivar prejubilaciones.
Lo que parece claro es el interés de la empresa por que el proceso no se demore mucho porque tiene la necesidad de que "este todo cerrado" cuando el nuevo CEO, Laurent Paillassot, aterrice en España en marzo. Así, la previsión es que la negociación dure como máximo 30 días.
LOS SINDICATOS YA SE ESTÁN MOVILIZANDO.
Antes de iniciar las conversaciones con la parte empresarial, los sindicatos ya han iniciado una campaña de actos y movilizaciones para el ERE bajo el lema '¡Aquí no sobra nadie!'.
En primer lugar, se ha puesto en marcha una campaña en las redes sociales para la recogida de firmas en Change.org, que hasta la fecha ha alcanzado los 5.000 apoyos.
Además, el secretario general de CC.OO., Ignacio Fernández Toxo, ha participado en un vídeo en el que respalda a las plantillas de Orange y Jazztel y asegura que la dirección de la compañía naranja "está actuando de mala fe al presentar un ERE equivalente a la práctica totalidad de unas de las empresas fusionadas".
Por otro lado, las centrales han celebrado asambleas informativas en los centros de trabajo de ambas compañías, en las que han explicado que la semana, y se han presentado escritos de protesta en los comités mundial y europeo de Orange y en la dirección internacional del Grupo Orange.