Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 12,3% de los ocupados españoles desea trabajar más horas

Esta tasa ha descendido desde el 17% en 2013, la cifra más alta de la década, hasta niveles de los años 2009, cuando el 13,1% de los trabajadores querían aumentar su jornada.
El 12,3% de los ocupados desea trabajar más horas, según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) y recogidos en el informe 'Randstad Employer Brand Research 2017'.
Por otro lado, el 3,6% de los empleados desea reducir sus horas de trabajo. Esta cifra va en línea con un ligero crecimiento durante los últimos tres años, desde el mínimo del 2,8% alcanzado en 2014.
Los trabajadores que deseaban disminuir su jornada laboral alcanzaron un máximo en 2007 cuando representaban el 7,6% de los ocupados, desde entonces, este índice ha descendido en todos los colectivos de trabajadores.
Según el informe de Randstad, los profesionales de entre 25 y 45 años son los que registran mayor tasa de ocupados que desean reducir su jornada laboral, con un 3,8%. Le siguen los mayores de 45 años (3,6%) y, por último, los menores de 25 años (0,8%).
LA CONCILIACIÓN, MÁS IMPORTANTE PARA LAS MUJERES
Según el sexo de los trabajadores, el 3,7% de las ocupadas desean reducir su jornada laboral, mientras que en el caso de los hombres la cifra desciende hasta el 3,5%.
Por sexos y tramos de edad, las mujeres de entre 25 y 45 años son las que muestran mayor tasa (4%), seguidas de las mujeres y los hombres de más de 45 años (3,6%).
Los trabajadores más jóvenes de ambos sexos son los que registran menores tasas de reducción de la jornada laboral, con un 0,9% y un 0,8% respectivamente.
Para el 55% de los españoles, el equilibrio entre trabajo y vida personal es el segundo motivo más importante para elegir una empresa en la que trabajar, solo superado por el salario.
Este factor, que había ido aumentando su importancia a medida que la crisis económica quedaba atrás, ha experimentado una subida de 10 puntos en solo un año.
Por otro lado, los factores más vinculados a la seguridad laboral, como la estabilidad y la buena situación financiera de la empresa, han descendido en importancia, mientras que la conciliación ha crecido notablemente.
En 2017, la estabilidad laboral ha perdido 10 puntos y la salud financiera de la compañía ha descendido 5 puntos respecto al año anterior.