Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los organismos internacionales discrepan con los Gobiernos sobre la recuperación económica

El presidente del Banco Central Europeo (BCE) , Jean-Claude Trichet, y el director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strausss-Khan. Fotos: EFE.telecinco.es
El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, ha asegurado en Tokio que, aunque 2009 será "un año muy difícil" para la economía mundial, en 2010 "veremos la recuperación" aunque "todavía serán necesarias más medidas".
El presidente del BCE ha recordado que la vuelta al crecimiento depende de las familias y los empresarios, así como de la participación del sector público y privado, y depende sobre todo de que regrese "la confianza" a la economía mundial.
Por su parte, el director gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn, ha predicho que 2009 será "un año horrible", con una recesión mundial "profunda", y ha condicionado la recuperación en 2010 a que los Gobiernos aumenten sus intervenciones en la economía.
En un discurso en el Club Nacional de la Prensa, el jefe del Fondo Monetario Internacional ha augurado más dolor económico, pese a las señales incipientes de luz en Estados Unidos. "2009 será casi con seguridad un año horrible. Prevemos que el crecimiento entre en territorio negativo profundo", ha afirmado Strauss-Kahn.
En cambio, el pasado miércoles, el presidente estadounidense, Barack Obama, apuntó en un discurso en la Universidad de Georgetown, que había algunos "indicios de esperanza" en la economía mundial. Así el jefe del Ejecutivo ha dio la bienvenida a los primeros signos de recuperación, pese a asegurar que ello "no significa que los tiempos duros se hayan acabado".
Al discurso del presidente de EEUU, también se unió el del máximo responsable de la Reserva Federal. Ben Bernanke se mostró también optimista al afirmar que se perciben algunas "señales tentativas de que la fuerte caída de la actividad económica podría estar desacelerándose". El titular de la Fed justificó su argumento apuntando a recientes indicadores económicos sobre la venta de viviendas y automóviles, la construcción y el gasto de los consumidores. EPF