Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La "peregrinación" de protesta de los trabajadores del metal llega a Padrón (A Coruña)

Unos dos mil trabajadores del metal de la comarca de Vigo y Pontevedra han iniciado una marcha a Santiago de Compostela para solicitarle a la Xunta de Galicia más implicación en la solución del conflicto del Metal. EFEtelecinco.es
Los más de dos mil trabajadores del sector del metal de la provincia de Pontevedra, que han iniciado hoy una "peregrinación" de protesta desde Vigo a Compostela, han llegado a las 19,00 horas a la localidad coruñesa de Padrón, donde pernoctarán.
Mañana, martes reanudarán la "peregrinación" a Santiago de Compostela, a la piensan llegar a mediodía, para reclamar una negociación, seria que permita poner fin a la huelga y concluir un nuevo convenio colectivo.
Los trabajadores del metal, que fueron llegando en grupos a Padrón, pasarán la noche en diferentes instalaciones deportivas de Padrón y de Pontecesures.
La marcha de protesta se ha iniciado esta mañana en Vigo, desde donde salieron cuarenta autobuses hasta Pontevedra, donde se agregaron más trabajadores de otros puntos para iniciar esta "peregrinación" a Santiago.
Los trabajadores, que colapsaron los accesos a la ciudad de Pontevedra, siguen demandando, en la negociación colectiva, una mejora salarial, "porque un sueldo de mil euros, que es lo que tiene un oficial de primera hoy, no es aceptable, ya que es bien difícil que un padre de familia pueda, con ese sueldo, hacer frente a todos los pagos", subrayó a Efe Antolín Alcántara, portavoz de la CIG.
Ante las críticas recibidas por la elevada petición de subida salarial, superior a un 4%, Alcántara subrayó que cuando se planea una huelga por una exigencia "ya somos conscientes de las posibilidades económicas que hay y a las que pueden llegar las empresas implicadas en el conflicto".
En este sentido, aseguró el responsable de la CIG que las empresas que puedan demostrar pérdidas económicas o que estén en una situación de insolvencia, podrían negociar con sus delegados sindicales la salida temporal de la huelga.
Aunque la CIG reconoce que algunas actividades del sector del metal pueden estar en riesgo, Alcántara dijo que "la patronal debe asumir su capacidad para poner fin a esta situación, negociando correctamente".
En cuanto al papel de la Xunta, Alcántara insistió en que es "mejor que se estén callados, porque lo único que consiguen con sus declaraciones es poner más nerviosos a los trabajadores y dar ánimos a la patronal y por ahí no van a conseguir una solución".
Desde CIG insisten en que esperan que "el problema concluya pronto, porque no queremos dañar ni a la economía de los trabajadores ni a la productividad de las empresas, por lo que apelamos al sentido común".
Un centenar de trabajadores de Navantia Ferrol y de varias empresas auxiliares del astillero se concentraron esta mañana a las puertas de la factoría naval, convocados por la CIG para solidarizarse con sus compañeros del sector metalúrgico en la provincia de Pontevedra, que esta mañana iniciaron una peregrinación desde Vigo a Santiago de Compostela para que se atiendan sus exigencias laborales.
Desde la sección sindical de la CIG en el astillero de Ferrol se apunta que la protesta de esta mañana la llevó a cabo la central nacionalista en solitario, después "de reiterados e infructuosos intentos" de alcanzar un pronunciamiento unánime de todos los sindicatos que componen el Comité de Empresa de Navantia.
Uno de los responsables de la CIG en Navantia Ferrol Manuel Grandal señaló que las centrales CCOO, UGT y USTG, presentes en el Comité de Navantia, no respaldaron la propuesta de la CIG para mostrar públicamente el respaldo de Navantia Ferrol a las protesta que están protagonizando los operarios del Metal en Vigo.