Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Unas 12.000 personas protestan en Chile contra despidos por la crisis

Un grupo de manifestantes instala barricadas a la policía hoy en Santiago de Chile, en el inicio de una huelga nacional convocada por la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) en protesta contra las empresas que despiden trabajadores para afrontar la crisis financiera. EFEtelecinco.es
Unas 12.000 personas participaron hoy en Santiago de Chile en una manifestación enmarcada en un paro nacional convocado por la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), en protesta contra las empresas que despiden trabajadores para afrontar la crisis financiera.
Los manifestantes, entre los que se encontraban trabajadores del sector público, estudiantes, profesores y otros gremios, marcharon desde cuatro puntos diferentes de la capital chilena hacia la céntrica Plaza Bulnes, frente al Palacio de La Moneda.
La protesta se desarrolló sin incidentes graves en medio de un fuerte dispositivo de seguridad y solo se registraron algunos enfrentamientos aislados con la policía.
El último informe entregado por el Gobierno precisó que la manifestación convocada por la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) dejó un saldo de 148 detenidos en el país, de los cuales 53 son menores de edad.
Los incidentes más destacados se produjeron en el transcurso de una de las marchas, cuando la policía impidió que los manifestantes siguieran su paso por la céntrica Alameda Bernardo O'Higgins, tal y como tenían previsto los organizadores, y los obligó a circular por una calle paralela.
Algunos encapuchados reaccionaron lanzando piedras y otros objetos a los policías, pero fueron dispersados con agua y gases lacrimógenos.
El presidente de la CUT, Arturo Martínez, afirmó en declaraciones a los periodistas que la movilización pretendía denunciar el abuso patronal, los despidos, la baja de salarios, el maltrato laboral e instar el Gobierno a que elabore un proyecto de ley que termine con el despido por necesidades de la empresa.
Dicha causa de despido, que no necesita otra justificación, fue incluida en el Código del Trabajo durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) y los Gobiernos democráticos posteriores no han impulsado su eliminación.
En tanto, el secretario general de la CUT y presidente del Colegio de Profesores, Jaime Gajardo, recomendó no participar en la protesta a quienes pretendieran causar desórdenes.
"Nosotros también hemos tomado nuestras precauciones, de tal modo que le recomendaría a todos estos grupos 'anarcos' (anarquistas) que no se vayan a meter en la marcha de la CUT", afirmó.
El subsecretario del Interior, Patricio Rosende, calificó la jornada de "relativamente ordenada" y destacó que los disturbios registrados fueron "controlados con rapidez".
"Hemos tenido una manifestación relativamente ordenada, los trabajadores han podido manifestar sus demandas, hemos tenido incidentes muy aislados que se han producido en el contexto de las marchas y del acto por los típicos infiltrados que actúan en éstas", indicó.
Según Rosende, los 148 detenidos quedaron en libertad "muy pronto" y recibirán posteriormente una citación de la Fiscalía.
Añadió que el Gobierno "no se va a hacer parte contra ellos" y es probable que solo sean multados.
Los actos de protesta se repitieron a lo largo del país en ciudades como Valparaíso, Arica, Concepción, Temuco y Puerto Montt, informaron los convocantes de la huelga.
En Valparaíso, a 125 kilómetros de Santiago, dirigentes sindicales y trabajadores se concentraron en la Plaza Sotomayor, mientras que en Concepción, donde unas 3.000 personas salieron a la calle, dos farmacias fueron atacadas y la jornada se saldó con dos personas detenidas.
En el sur del país, unas 12.000 personas se adhirieron al paro en Temuco, mientras que en Puerto Montt fueron unas 2.000, según cifras de la CUT.
En la norteña ciudad de Arica el sindicato cifró la adhesión al paro en un 70 por ciento entre profesores y trabajadores de servicios públicos.