Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El petróleo de Texas baja 5,5% y cierra a 33,98 dólares en Nueva York

El precio del barril de crudo de Texas descendió hoy un 5,5 por ciento y finalizó a 33,98 dólares en Nueva York, el nivel más bajo desde el 19 de diciembre, mientras persiste la inquietud por una menor demanda de crudo y de combustibles en Estados Unidos y otras áreas geográficas.
Al finalizar la sesión en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos de Petróleo Intermedio de Texas (WTI) para entrega en marzo restaron 1,96 dólares al final de una jornada en la que llegaron a negociarse a un mínimo de 33,55 dólares.
Los contratos de gasolina para marzo terminaron a 1,25 dólares por galón (3,78 litros), un centavo menos que el día anterior, y los de gasóleo de calefacción para ese mismo mes sumaron un centavo y finalizaron a 1,32 dólares por galón.
El precio del gas natural para marzo bajó cinco centavos y concluyó la sesión a 4,48 dólares por mil pies cúbicos.
Las existencias de gas natural en reserva mermaron en 159.000 millones de pies cúbicos la pasada semana, pero el total, de 2,02 billones, es un 2,2 por ciento superior al volumen del año anterior en la misma época y está un 1,2 por ciento por encima de la media de los cinco últimos años, informó hoy el Departamento de Energía.
El descenso semanal fue inferior a lo que preveían los expertos.
El precio del crudo de Texas extendió hoy la senda bajista por quinta sesión consecutiva y en paralelo al descenso que registraba la Bolsa de Wall Street, algo que ya ha ocurrido en ocasiones anteriores.
El continuado aumento de las reservas de crudo en EE.UU., debido en parte al declive en la demanda de combustibles, presiona a la baja a los precios, según los expertos.
A ello se une el persistente descenso de la actividad económica y otros datos que reflejan un mayor deterioro del mercado laboral en EE.UU., lo que apunta a un menor uso de gasolina y de otros combustibles por parte de particulares y empresas.
Las existencias de petróleo almacenadas en EE.UU. aumentaron la pasada semana en 4,7 millones de dólares y el total, de 350,8 millones, es el nivel más elevado desde julio de 2007, según datos que difundió el miércoles el Departamento de Energía.
El volumen de combustibles enviados al mercado estadounidense, algo que se toma como una referencia del nivel de demanda, fue de una media de 19,8 millones de barriles diarios en las últimas cuatro semanas, un 1,3 por ciento menos que en igual periodo del año anterior.
La demanda de gasolina en ese mismo periodo fue de una media de 8,8 millones de barriles diarios, un nivel similar al de hace un año, y la de destilados, que incluye el gasóleo de calefacción y el diesel, se situó en 4,2 millones, un 1,1 por ciento por debajo de la que había en 2008 en la misma época.