Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los pisos de segunda mano son 25.650 euros más caros que lo que se demanda

La diferencia entre los precios de salida de las viviendas de segunda mano en España y lo que los demandantes están dispuestos a pagar por ellos se redujo un 7,8% en 2015, hasta los 25.650 euros, según pisos.com.
Esta diferencia era del 55% hace seis años y se ha reducido a más de la mitad, pero sigue siendo del 23%, señala el portal inmobiliario, que explica que este proceso de acercamiento se viene produciendo por el lado de la oferta y no de la demanda.
Así, los vendedores volvieron a ajustar sus precios a la baja en 2015 un 1,5%, mientras que la demanda se ha mantenido firme en su previsión de gasto. Concretamente, la casa más buscada cuesta una media de 112.500 euros y tiene una superficie de 90 metros cuadrados.
Por regiones, Navarra es la única en la que el precio que se está dispuesto a pagar está algo por encima de lo que se ofrece en el mercado. Por otro lado, las comunidades autónomas en las que los precios de oferta y de demanda están más cerca son Cantabria, donde la diferencia es sólo del 9%, por delante del País Vasco (9%) y Cataluña (12%). Los mayores desajustes se encuentran en Murcia (39%), Asturias (37%) y La Rioja (36%).
EN EL ALQUILER TAMBIÉN EXISTE UNA BRECHA.
El portal inmobiliario señala que, en el caso del mercado del alquiler, la diferencia entre las mensualidades por las que los propietarios anuncian los pisos y las rentas que indican los futuros inquilinos en sus búsquedas es del 10%, frente al 27% de 2010.
La renta media que se suele buscar era de 450 euros hasta 2013, pero descendió a 350 euros en 2014 y se ha mantenido en 2015. En cuanto a la superficie, en 2010 se pedían 90 metros cuadrados y en los cinco años siguientes se ha bajado a los 70 metros cuadrados.
En cuanto a la oferta, se ha pasado de un piso tipo en alquiler de 571 euros mensuales en 2010 a uno de 384 euros mensuales en 2015. Los 187 euros que diferencian estas dos rentas suponen un ahorro anual para el inquilino de 2.244 euros.
En este segmento, las rentas que se está dispuesto a pagar superan a las que se ofertan en Navarra, Baleares y el País Vasco. Por su parte, el ajuste está prácticamente hecho en Extremadura (1%), Madrid (3%), Cantabria (5%) y Galicia (9%). Finalmente, los inquilinos más insatisfechos se localizan en Canarias (27%), Asturias (25%) y Aragón (22%).
Por otro lado, pisos.com señala que, aunque la compra por uso ha ido ganando terreno a la compra por inversión a lo largo de 2015, todavía hay zonas donde prevalece el inversionista que trata de encontrar oportunidades a bajo precio.