Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente de Italia recuerda a Bruselas que "estamos todos en el mismo barco"

El presidente italiano, Giorgio Napolitano, ha recordado este martes a los dirigentes europeos que "estamos todos en el mismo barco en un mar en tempestad" tras las "inoportunas y desagradables" declaraciones realizadas por algunos de ellos contra Italia, y ha instado al Gobierno de Silvio Berlusconi a concretar cuanto antes las medidas de ajuste que prometió a sus homólogos europeos el pasado domingo.
"Declaraciones públicas inoportunas y desagradables al margen de encuentros institucionales entre jefes de Gobierno de escasa confianza en los compromisos asumidos por Italia no pueden hacernos perder de vista la sustancia de las cuestiones y de los retos que tenemos por delante", ha subrayado el jefe de Estado.
Ahora, ha afirmado Napolitano, Italia "debe cumplir todas las opciones necesarias para reducir el riesgo al que están expuestos en los mercados financieros los títulos de nuestra deuda pública, hacer más creíble nuestro compromiso de reducir el déficit y de relanzar el crecimiento económico".
En opinión del presidente, cuyo cargo no tiene un carácter político, el país "está en el momento de definir, en materia de desarrollo y de reformas estructurales, las nuevas decisiones de gran importancia que anunció ayer en una declaración oficial" el primer ministro, Silvio Berlusconi.
Asimismo, ha dejado claro que "ningún país amenaza la independencia de Italia", que hace 60 años optó por entrar en la UE y "aceptar limitaciones a su soberanía, en condiciones de paridad con otros países, y lo hicimos para construir una Europa unida". Para Napolitano, el euro es "el punto de referencia y de fuerza, también para nuestro país, ante la crisis que actualmente golpea financieramente y amenaza económicamente a todo el continente".
En este sentido, ha lanzado un mensaje de unidad a todos los europeos. "Estamos, ahora más que nunca, en el mismo barco en un mar en tempestad. Cada país debe cumplir su parte y debemos garantizarnos recíprocamente la indispensable solidaridad", ha remachado.