Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente de Sniace cree que la firma es viable y que el objetivo es reabrir la fábrica de Cantabria

El 20 de febrero la Administración concursal debe emitir un "preinforme" y el 6 de marzo un informe preliminar sobre Sniace
El presidente de Sniace, Blas Mezquita, cree que la empresa es "viable" y ha asegurado que el "objetivo" es la reapertura de la fábrica de Cantabria, para lo que la dirección mantiene el plan de viabilidad que presentó el pasado septiembre.
Este plan incluirá información complementaria requerida por los administradores concursales, que el 20 de febrero emitirán un "preinforme" en el que apuntarán si se camina hacia la continuidad o la liquidación y el 6 de marzo deberá presentar un informe preliminar.
Así lo ha detallado Mezquita tras reunirse durante más de dos horas y media --con un receso de 25 minutos-- con el comité de empresa, en un encuentro en el que, según ha opinado, Dirección y comité han puesto "mucho sentido común", siendo "conscientes" de los "7,8 ó 9" problemas que existen en estos momentos y de la existencia de algunas "incógnitas" que afectan a la viabilidad de la planta, como el precio de la cogeneración.
Otro de los problemas a los que se han referido tras salir de la reunión Mezquita y el secretario del comité, Antonio Pérez Portilla, ha sido la cita del 10 de febrero en la Audiencia Nacional para que este órgano se pronuncie sobre la legalidad del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de extinción que ha llevado al despido de los trabajadores. En este momento, sólo hay 33 empleados en plantilla.
Tanto Mezquita como Pérez Portilla han aludido a la posibilidad de que ese juicio se retrasa o no se llegue a celebrar porque haya un "desestimiento" de sus promotores, si bien es algo que ambas partes deben de seguir hablando, para lo que se volverán a reunir el próximo lunes. También está previsto un encuentro del comité con los administradores.
Pérez Portilla ha reconocido que la situación es "complicada" pero cree que hay una "parte positiva" que da al comité "cierto optimismo" y es que la empresa sigue trabajando por intentar reabrir la planta, una decisión que, según ha dicho, tendrán que tomar los administradores concursales.
El secretario del comité ha asegurado que ambas partes han acordado "seguir tendiendo puentes", aunque éstos se encuentren "bastante deteriorados", y Mezquita ha señalado que "están todas las ventanas abiertas" y la empresa está dispuesta a "estudiar todo".
Tanto el comité como Mezquita han explicado que los administradores concursales han requerido información separada de las tres fábricas: Viscocel, celulosa y cogeneración.
La reunión, que comenzó a las 9.20, ha concluido sobre las 12.00 y, a continuación, Mezquita ha acudido a encontrarse con la alcaldesa de Torrelavega, Lidia Ruiz Salmón, con quien tenía previsto una cita a las 11.00 para hablar de la situación de la planta pero a la que informó de un retraso al alargarse la reunión con el comité.
Durante la reunión, que se ha celebrado en una sala de reuniones del edificio de oficinas, un grupo de trabajadores se ha trasladado desde la Portería de la planta a la puerta principal de la fábrica, desde donde han entonado lemas como 'Sniace luchando, acabará ganando', 'Mezquita escucha, seguimos en la lucha' o 'De aquí no sales, si no la abres'.
Ya, sobre las 9.30 horas, minutos después de iniciarse el encuentro, media docena de personas con parte de la cara se acercaron a esa zona donde amontonaron una docena de neumáticos y los prendieron fuego, incendio que tuvo que ser apagado por los bomberos de la fábrica.
Antes de las 9.00 horas, trabajadores y miembros del comité se encontraban concentrados en la Portería de la fábrica, donde sobre las 9.10 han sido llamados por un miembro de la seguridad para que entrasen en el recinto y se acercaran por dentro del recinto hasta la zona donde se encuentran las oficinas, a unos minutos de distancia caminando.
Allí, ya les estaban esperando en la sala de reuniones los miembros de la Dirección, que han permitido que los medios de comunicación tomasen unas imágenes mientras se acomodaban todos los asistentes en sus sitios.