Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los problemas de Toyota pueden rescatar de la cárcel a un hombre

La incertidumbre sobre los vehículos de Toyota podría ser el impulso definitivo para ayudar a Koua Fong Lee. Los abogados del caso de Lee y de otros similares han confirmado que los fallos en los coches de la empresa nipona han alentado de nuevo a las víctimas por las evidencias de que los fallos están detrás de los problemas que sufrieron
Lee tuvo un accidente en el que murieron tres personas cuando perdió el control de su vehículo Toyota. Este hombre, un inmigrante de etnia Hmong con sólo un año de experiencia al volante cuando tuvo el accidente, conducía con su mujer embarazada, y su hija mayor de cuatro años. La familia volvía de la iglesia la tarde del 10 de junio de 2006, cuando Lee perdió el control del behículo.
Javis Trice Adams, de 33 años, y su hijo Javis Adams Jr, de 10 años, murieron en el acto. La sobrina de Adams, Devyn Bolto de 6 añso, sufrió lesiones en la médula y murió pocos días después de que Lee fuera condenado.
El accidente de Lee está dentro del creciente número de casos sobre los que se ha puesto de nuevo la atención tras descubrir los fallos en el acelerador y el freno de los vehículos de la compañía Toyota. La compañía ha admitido los fallos y ya ha comenzado una campaña para repararlos en todo el mundo. Sin embargo, el presidente de la compaía ha tenido que pedir perdón ante el Congreso de EEUU.
Si el coche de Lee estaba defectuoso, "no queremos tener un hombre inocente sentado en la cárcel", apuntan varios abogado. Sin embargo, el portavoz de Toyota no ha querido comentar nada sobre el caso de Koua Fong Lee.