Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La producción de acero cae un 9,1% desde enero por la incertidumbre política y el Brexit

La producción española de acero registró una caída del 9,1% durante los cuatro primeros meses de 2016, llegando a los 4.742 millones de toneladas, frente a los 5.219 millones del mismo periodo del año anterior, en línea con la tendencia negativa de la Unión Europea del 6,5%. La Unión de Empresas Siderúrgicas (Unesid) atribuye la caída en la producción al efecto del Brexit y de la incertidumbre política en España, pero confía en que mejore en la segunda mitad del año.
Tras la celebración de su decimoséptima junta general, el presidente de la asociación, Gonzalo Urquijo, ha resaltado la necesidad de que se forme un gobierno cuanto antes para eliminar la inestabilidad en el sector y que el nuevo Ejecutivo pueda "abordar los retos que demanda la sociedad, tanto en el ámbito nacional como en el europeo". "Creo que imperará la cordura, no podemos volver a unas terceras elecciones", ha añadido.
En cuanto a la salida de Reino Unido de la UE, Urquijo ha reconocido el importante reto que supone para el futuro de la construcción europea y española, ya que es un "importante socio comercial de España" y "17 millones de turistas dejarán de venir por la devaluación de la divisa o reducirán su gasto", y espera que la incertidumbre se reduzca "al mínimo imprescindible, estableciendo unas condiciones claras y equilibradas".
Mientras que 2015 debería haber sido el de la consolidación de la recuperación del mercado siderúrgico español por la mejora de la demanda en todos los sectores, los precios se desplomaron por las importaciones de China, que se triplicaron a causa de "competencia desleal" del gigante asiático. La producción aumentó un 4,3% hasta los 14,9 millones de toneladas, pero las entregas se mantuvieron y disminuyeron las exportaciones un 2,4%, hasta los 9,6 millones de toneladas. Por su parte, el consumo creció un 8,8%, pero el incremento del 8,1% de las importaciones absorbió dicho aumento.
En los primeros meses de 2016, el consumo aparente de acero mostró una caída del 0,4% respecto al mismo periodo del año anterior, aunque desde Unesid defienden que la actividad en la industria consumidora de acero "sigue mejorando".
En cuanto a la actividad internacional, las importaciones han descendido un 1,4% en el mismo periodo y las exportaciones lo han hecho un 2,7% interanual para los productos siderúrgicos, especialmente para terceros países, cuyas importaciones han caído un 12,3%.
Los datos de empleo en el sector también continúan cayendo desde 2008, cuando contaba con 27.354 trabajadores, mientras que ahora la cifra es de 22.364 debido a los recortes sufridos y al cierre de plantas. Sin embargo, Urquijo ha anunciado que este ritmo "se está agotando" y que el verdadero problema es de eficiencia de las plantas.
RETOS FUTUROS
Los miembros de Unesid confían en que la disminución de la incertidumbre política y un proceso de salida ordenado del Reino Unido de la Unión Europea provoquen una mejora en los resultados.
Además, esperan que la Comisión Europea "se ponga firme" con China, una industria que "necesita reconvertirse, pero no a costa de la nuestra".
En cuanto a los problemas en la regulación, apuestan por la fortaleza de la industria para superar su situación y denuncian las trabas fiscales, ya que "no puede haber impuestos en unos países y en otros no" y no puede haber "una legislación cambiante", ya que sus inversiones son "muy a largo plazo", explica el presidente de Unesid. De esta manera, añade que no quiere "ningún tipo de ayuda, pero sí poder competir con España frente a Europa y con Europa frente a terceros países".