Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La recuperación de sector automotriz se debe a las ayudas del Gobierno, afirma Obama

El presidente estadounidense, Barack Obama, ofrece un discurso tras su visita la planta de ensamblaje Jefferson Norte de Detroit, Michigan, (Estados Unidos), este 30 de julio. EFEtelecinco.es
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo hoy que el sector automotriz del país se ha recuperado de su grave crisis y aseguró que la mejoría se debe a las millonarias ayudas que le proporcionó su Gobierno, en su día muy impopulares.
El mandatario se desplazó hoy al estado de Michigan para visitar sendas plantas de ensamblaje de las automovilísticas General Motors (GM) y Chrysler.
En un discurso en la planta Jefferson North de Chrysler, donde recientemente se creó un segundo turno de trabajo, que supuso 1.100 contrataciones, el gobernante estadounidense aseguró que el sector "se está recuperando".
"Por primera vez en 6 años, las tres grandes compañías del sector -GM, Chrysler y Ford- operan con beneficios", indicó Obama, quien destacó que esta industria ha creado 55.000 puestos de trabajo desde junio del año pasado.
"Mucha gente era escéptica" sobre el futuro de estas empresas y abogaba por dejarlas quebrar, recordó Obama al asegurar que su Gobierno decidió desoír esas llamadas y apostar por esas compañías, a las que entregó decenas de miles de millones de dólares.
Según apuntó, se habría perdido más de un millón de puestos de trabajo si las empresas automovilísticas se hubieran hundido. "Eso hubiera sido brutal no sólo para los trabajadores, no sólo para el área, sino para toda la economía del país", subrayó.
A continuación, el presidente estadounidense tenía previsto visitar una planta de GM donde se fabrica el modelo "Chevrolet Volt", un automóvil eléctrico recargable.
La semana próxima, Obama visitará en Chicago una planta de ensamblaje de Ford, la única de las "tres grandes" que no solicitó ninguna asistencia del Estado durante lo peor de la crisis que amenazó con la quiebra del sector entre 2008 y 2009.
En 2009, Washington destinó unos 50.000 millones de dólares a General Motors, lo que permitió que el mayor fabricante estadounidense de automóviles se reestructurara para competir mejor contra las empresas asiáticas.
A cambio de esa ayuda, el Departamento del Tesoro de EE.UU. se convirtió en el mayor accionista de la compañía.
El actual presidente y consejero delegado de GM, Ed Whitacre, ha señalado que GM podría volver a cotizar en bolsa a finales de año lo que permitiría que el Gobierno recuperara todo o parte de su inversión en la compañía.
Washington también ha proporcionado unos 10.000 millones de dólares a Chrysler, que en la actualidad está bajo control de la italiana Fiat.
Las dos compañías han señalado que en la actualidad sus operaciones son rentables.
Los últimos cálculos de la Administración Obama señalan que los contribuyentes estadounidenses podrían no recuperar unos 24.300 millones de dólares del dinero público invertido en el sector.
Pero varios especialistas han dicho que la mejora del sector en los últimos meses podría recortar las pérdidas a la mitad.
El propio Obama se ha mostrado optimista y el miércoles declaró en el programa de televisión "The View": "Vamos a recuperar todo el dinero que hemos invertido en esas compañías de automóviles".