Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los regantes del Canal de Aragón y Cataluña estiman unas pérdidas de casi 130 millones de euros por veto ruso

Las pérdidas económicas en el sector frutícola del Canal de Aragón y Cataluña como consecuencia del veto de exportaciones a Rusia ascienden a 120 ó 130 millones de euros, según han estimado los regantes en una reunión celebrada este miércoles con el Consejero de Agricultura, Ganadería y Comercio, Modesto Lobón, y miembros de la Junta del Canal de Aragón y Cataluña, quienes también han decidido colaborar con Cataluña para llevar a cabo la defensa de los agricultores.
El presidente del Canal de Aragón y Cataluña, José Luis Pérez González, ha explicado que las pérdidas se estiman "en torno a 60 millones de euros para el sector productor", y además otros "60 millones para el sector comercial", lo que hace que entre "120 ó 130 millones de euros" se pierdan "entre el final de esta campaña y parte de la siguiente".
Aragón y Cataluña formarán un frente común para defender ante la Unión Europea el futuro más inmediato de la fruta, ante el veto del Gobierno ruso, como regiones más afectadas por esta crisis. Así lo ha puesto de manifiesto el consejero, quien nada más terminar la reunión, se ha puesto en contacto con su homólogo catalán, José María Peregrí, para intentar consensuar una serie de propuestas y acciones que palíen en lo posible la crisis.
En declaraciones a los medios de comunicación, Lobón ha señalado que "el problema es el mismo en Aragón y en Cataluña, un problema que se asienta, entre otras, en una zona muy determinada como en el área regable del Canal de Aragón y Cataluña", así podemos "hablar, en este caso, de un zona común y de un grave problema común", ha sintetizado.
El consejero ha vuelto a recordar las medidas propuestas a la Unión Europea a través del Gobierno español, en el sentido de que el impacto de la crisis no se cargue a fondos expresos de la PAC, sino del Fondo de Crisis. Además, que la fruta se pague toda al mismo precio, sea cual sea su destino final, y que el porcentaje de retirada se eleve al 30 por ciento de la producción total.
Pérez González ha detallado que se trata de un "tema candente y grave", ya que "de las 105.000 hectáreas que tenemos de zona regable, sabemos a ciencia cierta que pasan de las 30.000 las destinadas a fruticultura", y de ellas "entre un 25% y un 30% están destinadas al mercado ruso".
200.000 TONELADAS ANUALES
Este porcentaje representa "la zona que tiene la producción de fruta de hueso --concentrada en la producción de melocotón, nectarina y paraguayo-- más importante de nuestro país", una "cantidad enorme de 200.000 toneladas al año" de fruta.
El sector aragonés y catalán es de los más afectados, lo que ha llevado al presidente de esta comunidad de regantes a solicitar que la UE, después de adoptar una decisión política, "sea consecuente con sus actos y asuma las consecuencias", ya que "de ningún modo un pequeño sector dentro de la UE puede asumir las consecuencias de una decisión tomada de modo global", que como ha señalado "éticamente compartimos", pero "cuyas consecuencias tienen que asumirse por todos".
Por su parte, el consejero Lobón ha declarado que el problema tiene que "pagarlo la Unión Europea porque es una crisis europea", y que en ningún caso "tienen que pagar ni los regantes, ni los agricultores lo que es una crisis política". Como ha dicho, la UE tiene que "estar a la altura de las circunstancias", las cuales "ellos mismos han creado".
El veto del presidente ruso, Vladimir Putin, ha afectado, de "forma directa unas 12.000 explotaciones agrarias", a las que hay que sumar "miles y miles de instalaciones donde se manipula y se comercializa la fruta", ha recordado Pérez González.
A colación ha apostillado que "no estamos ante un problema de mercado, de alto o bajo, ni ante un problema climatológico", se trata de una "decisión política que debe ser asumida por quien la ha tomado, y en consecuencia la UE debe proceder a la retirada de toda aquella fruta que iba al mercado europeo", así como proceder "al pago al agricultor", incluyendo "el precio de coste más un ligero margen de beneficio".
En relación a estas cifras, Pérez González ha estimado que "prácticamente coincidimos con la consejería", ya que mientras el Gobierno de Aragón habla de "unos 27 céntimos por kilo" de fruta, desde la junta del canal se estima que deberían ser "unos 30 céntimos por kilo".
MANZANA Y PERA
Asimismo, con la llegada de la época de invierno "surgirán los problemas de la manzana y de la pera", cuyos terrenos regables del canal "también somos productores, aunque en menor medida", ha alertado Pérez González.
Al respecto, ha considerado que "las medidas se pueden preparar con mayor tiempo y la repercusión será indirecta", ya que además la exportación a Rusia es minoritaria, "aunque toda la manzana polaca que va a Rusia dejará de ir", lo que puede provocar "una inundación en los mercados europeos que nos repercuta". Así, la junta ha "pedido al consejero que lo tome como asunto prioritario".
Igualmente, además de las medidas de la UE el presidente de los regantes se ha referido al Gobierno de España, al que "vamos a pedir algún tipo de medida o de señal que ayude a la situación que estamos viviendo los agricultores".
El Gobierno de Aragón trabaja en una instrucción que distribuirá entre los productores en la que se pone de manifiesto el complejo operativo, ya más detallado, que será necesario seguir para la futura retirada a través de la destrucción de la fruta, una vez que la Unión Europea autorice esta posibilidad.
En la actualidad, únicamente tienen el plácet comunitario la fruta que se destina a bancos de alimentos, 10 millones de kilos en todo el territorio nacional, de los que 2 millones se distribuyen desde hace semanas en Aragón en forma de zumo.