Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los sindicatos piden a los partidos una reforma fiscal "más justa" y con mayor poder recaudatorio

UGT y CC.OO. piden a los partidos políticos que el próximo Gobierno lleve a cabo una reforma fiscal "más justa" e "integral", que actúe sobre todas las figuras tributarias, con mayor poder recaudatorio, y perseguir el fraude fiscal para recaudar más de 80.000 millones.
Esta es la sexta de las 20 actuaciones planteadas por las organizaciones sindicales de cara a las elecciones generales del próximo 26 de junio.
En concreto, piden realizar una reforma fiscal integral, que actúe sobre todas las figuras tributarias, con el objetivo de tener "más en cuenta" el nivel de renta de los contribuyentes, de modo que "resulte globalmente un aumento de los ingresos públicos y de la tributación de los que más ingresan y más riqueza tienen, y una reducción de la de aquellos con menor capacidad de pago".
Los sindicatos consideran que España tiene que acercarse a la media de los ingresos sobre PIB de la UE y hacerlo de forma "justa" para tener un sistema fiscal "suficiente, equitativo y eficiente".
Para ello, proponen acometer un plan de choque de lucha contra el fraude fiscal y contra la economía sumergida, e impulsar a nivel nacional, europeo e internacional la lucha contra los paraísos fiscales y contra las prácticas de elusión de impuestos de las grandes empresas.
En su opinión, la solución para la economía no pasa por recortar gasto social, sino que es preciso incrementar la recaudación incrementando impuestos a "aquellos que ganando más, tributan, en proporción, bastante menos; persiguiendo la elusión fiscal y el fraude fiscal".
"Hay dinero, pero también hay tramposos que no cumplen con su obligación de pagar lo que les corresponde", añaden los sindicatos, que apuntan que solo persiguiendo el fraude fiscal podrían recaudarse más de 80.000 millones de euros, un dinero que permitiría desarrollar políticas sociales y de empleo.