Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La solución energética para España es la construcción de centrales

El director general de la asociación de industrias nucleares europeas (FORATOM), Santiago San Antonio, señaló que para que España solucione su problema energético, la clave se encuentra en la construcción de nuevas centrales. Ahora España tiene que importar grandes cantidades de energía de otros países.
Santiago San Antonio ha indicado que España se encuentra "retrasada energéticamente", mientras que en Europa se están apoyando en ello, y apostó por alcanzar una producción de energía nuclear equivalente a la media europea, que actualmente supone un 30 por ciento del mix energético.
Además, señaló que en España se ha dado un giro "satisfactorio" en las políticas energéticas, tras la decisión del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de actuar de acuerdo a las normativas europeas. Añadió que el desfase energético español influirá negativamente en el déficit económico, para lo que "habrá que definir el futuro energético en un plan a largo plazo (20 ó 30 años)".
Decisiones políticas
En la misma línea, este experto destacó que es necesario "sacar del debate político el abastecimiento nuclear", porque el problema que tiene España es que las decisiones energéticas "se sitúan en los votos".
Hizo referencia a la buena situación tecnológica española para la producción de reactores de 'IV Generación'. "Es la solución del futuro que dará paso a una energía sostenible, ya que las renovables, no son sustitutivas de la energía nuclear", dijo.
En cuanto a Europa, San Antonio señaló la voluntad política de muchos países de la UE, como Suecia, "país que mayor conocimiento y apoyo concede a la energía nuclear". Por el contrario, advirtió de que España se sitúa entre los países que "menos conocimiento tiene sobre energía nuclear" y donde "los riesgos cuentan más que las ventajas".