Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El supervisor único decidirá las políticas de dividendo de la banca española desde noviembre

El Banco de España espera que con el MUS contribuya a homogeneizar las políticas de dividendo de las entidades
El Mecanismo Único de Supervisión (MUS), formado por el Banco Central Europeo (BCE) y por los supervisores nacionales de los países de la Eurozona, decidirá a partir del próximo 4 de noviembre las políticas de dividendo que se aplicarán sobre las principales entidades bancarias españolas, una vez haya escuchado la opinión del Banco de España.
"Quien toma la decisión es el Consejo de Supervisión pero el peso de la opinión del supervisor nacional va a ser decisivo, porque es el que tiene el conocimiento", han señalado fuentes del organismo que dirige Luis María Linde, que han indicado que "en la práctica" es complicado que el MUS vaya en contra de lo que dicte el supervisor nacional.
El Banco de España espera que a partir de noviembre no haya políticas de dividendos diferentes según las entidades y señala que se producirán contactos con el fin de unificar criterios. "Se pretende conseguir una homogeneización. No va a haber políticas diferentes de unos y otros", han indicado las fuentes.
A partir del 4 de noviembre, el MUS supervisará directamente un total de 14 entidades españolas: BBVA, Santander, Caixabank y BFA-Bankia, dentro de la Dirección General I, y Popular, Sabadell, Liberbank, Grupo Cajamar, BMN, NCG Banco (Abanca), Kutxabank, Unicaja, Ibercaja y Bankinter, por parte de la Dirección General II.
Estas entidades tendrán que hacer frente a los costes de supervisión mediante el pago de una tasa, cuyos criterios se crean en función del tamaño, complejidad y riesgos.
Con la entrada en funcionamiento de la Unión Bancaria se busca una mayor supervisión, mayor estabilidad y que se reduzcan en la medida de lo posible los potenciales conflictos, según la citadas fuentes.
CONTRATACIÓN EN EL BANCO DE ESPAÑA
Como consecuencia de la creación del MUS, una representación de los profesionales del Banco de España se han integrado en su estructura. "En otros organismos europeos los españoles han estado infrarrepresentados, pero aquí el Banco de España pretendía que eso no ocurriera, que hubiera el mayor número posible de personas españolas en el MUS", han explicado.
Por esta razón, el supervisor español ha iniciado un plan de contratación de personal para cubrir las vacantes actuales hasta alcanzar una plantilla de 444 efectivos en su Dirección General de Supervisión.
Así, desde el año pasado está convocando oposiciones con mayor número de plazas (se ha pasado de 15 a 25) y ha iniciado un proceso de contratación de personal de manera temporal. "El número de contratados esperamos alcanzarlo pronto, pero la plantilla estable tardará unos años", han precisado las fuentes.
COMPRAS Y SANCIONES
La entrada en funcionamiento del MUS implicará que las entidades españolas que hagan compras tendrán que informar de las operaciones al Banco de España en primera instancia, aunque luego tendrán que ser autorizadas por el BCE. "El procedimiento se inicia en el Banco de España y hace una propuesta en un sentido u otro. El Consejo de Supervisión del BCE es el que toma la decisión final", explican.
En cuanto a las sanciones, el Banco de España conservará la capacidad de sancionar, excepto en los casos en los que el derecho de la Unión Europea sea directamente aplicable. También mantendrá la facultad de proteger al consumidor, las facultades de resolución y las tareas en el desarrollo de la regulación bancaria.
Además, tendrá tareas adicionales, entre las que se encuentran la participación y capacidad de propuesta en los órganos de gobierno y el análisis de entidades no españolas.