Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un tercio de las pymes afirma que haría más contratos si cobrase antes sus deudas

Un tercio de las pymes españolas señala que podría contratar a más empleados si cobrasen antes sus deudas, según la reciente encuesta incluida en el Informe Europeo de Pagos que realiza cada año Intrum Justitia. Para este estudio, se ha encuestado a 9.440 compañías en Europa sobre sus plazos de pago y su situación económica.
Además, un 12% de las grandes empresas españolas opina exactamente lo mismo, lo que supone un potencial de empleo considerable en los sectores con mayores pagos. De hecho, la encuesta de Intrum Justitia revela que más de un millón de empresas en España contratarían más si los periodos de cobro fueran más cortos.
Según el director de Intrum Justitia Ibérica, Juan Carlos González, se trata de un "fallo del mercado" que reduce oportunidades de empleo para millones de europeos, y lamenta que las grandes corporaciones usen a proveedores subcontratados mucho más pequeños que ellas para financiar sus propios procesos de gestión de efectivo, algo que califica como "error" que genera desequilibrios en la sociedad.
El informe de Intrum Justitia revela también que el 65% de las pequeñas y medianas empresas españolas ha aceptado plazos de pago más largos de los que desearían y un 21% aseguran que la demanda de alargar los plazos provino de una gran multinacional. Casi dos tercios (65%) indican que los retrasos en el pago son "intencionados".
"Ejercer presión sobre empresas más pequeñas con el objetivo de que acepten plazos de pago más largos, provocando inseguridad y menos oportunidades de empleo no beneficia a largo plazo a ningún líder empresarial", indicó González.
Los retrasos en los pagos dañan a las empresas de cualquier tamaño, pero las pequeñas y medianas empresas están menos protegidas. De hecho, el 34% de las empresas españolas encuestadas asegura que no cuentan en ningún caso con garantías bancarias, seguros de crédito, comprobaciones de crédito, prepagos, servicios de cobro de deudas o protección contra impagos. Además, desciende respecto al año pasado el porcentaje de empresas que toman al menos una de las precauciones anteriormente citadas.
España, junto con Italia, Grecia y Portugal, son los países europeos con plazos de pago 'business-to-business' más largos, y también con Italia, Portugal y Croacia es uno de los países en los que las empresas aseguran que han cobrado más tarde una vez cumplida la fecha de vencimiento de la deuda.