Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La viuda de un trabajador de Arcelor Olaberria que falleció a causa del amianto verá incrementada su pensión

La viuda de un trabajador de Arcelor Olaberria que falleció por enfermedad derivada de amianto verá incrementada su pensión, después de que la Dirección Provincial del Instituto Nacional de la Seguridad Social en Guipúzcoa haya emitido una resolución por la que se reconoce al fallecido la incapacidad permanente absoluta derivada de enfermedad profesional.
Según ha explicado el sindicato CCOO, el trabajador falleció el pasado mes de febrero, a los 67 años de edad, debido a un "carcinoma escamoso de pulmón con infiltración esofágica provocado por la exposición al amiento en su puesto de trabajo". Por ello, el incremento económico lo experimentará la pensión de viudedad de su cónyuge.
El operario era pensionista desde 2004, tras reconocérsele una incapacidad total por "lesiones músculo esqueléticas derivadas de accidente de trabajo". La resolución abre la posibilidad a las demandas judiciales por daños y perjuicios y por recargo de prestaciones por falta de medidas de seguridad, a las cuales Arcelor Mittal "tendrá que hacer frente".
El trabajador se dirigió a CCOO a mediados de diciembre de 2015, y fue el sindicato el que inició ante la Seguridad Social el trámite para el reconocimiento del origen profesional de la "asbestosis" y el cáncer de pulmón que padecía. El empleado inició su vida laboral a los 15 años en la empresa José María Aristrain (actual Arcelor Mittal Olaberria) como electricista.
"Estuvo en contacto con el amianto y otros agentes cancerígenos como sílice cristalina y humos de soldadura, sin que la empresa le informase del riesgo ni adoptase las medidas preventivas que exigía la legislación, tales como la prohibición de la manipulación del amianto a los menores de edad, la obligación de lavar la ropa de trabajo por parte de la empresa para evitar la contaminación doméstica, las mediciones ambientales, las revisiones médicas periódicas y el registro ante la autoridad laboral del personal expuesto a la fibra cancerígena", ha señalado.
El responsable de salud laboral de CCOO del País Vasco, Alfonso Ríos, ha considerado que la "creciente epidemia de cánceres derivados del amianto" requiere la "urgente necesidad" de inscribir en el plan de vigilancia sanitaria postocupacional del amianto a "las decenas de miles de trabajadores que tuvieron contacto con el amianto en el trabajo, para posibilitar la detección precoz de las enfermedades respiratorias y su reconocimiento profesional".
CCOO ha exigido, asimismo, a las empresas la aplicación de medidas preventivas para las personas trabajadoras expuestas a otros agentes cancerígenos, tales como humos de soldadura o sílice cristalina. Finalmente, la central ha advertido a las empresas en las cuales no se implanten medidas preventivas que "tendrán que hacer frente a recargos de prestaciones e indemnizaciones de daños y perjuicios".