Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los vendedores de coches, desinformados ante el nuevo plan de ayudas

El ministro de Industria, Miguel Sebastián, se reunió la semana pasada con los consejeros autonómicos del ramo para perfilar la coordinación de estas ayudas sobre el formato propuesto por el presidente del Gobierno de aportar 1.000 euros las marcas automovilísticas, 500 el Ejecutivo y otros 500 las comunidades autónomas.
Así, el Gobierno Central y las marcas automovilísticas garantizan un importe de 1.500 euros para todo el territorio español, pero se elevarán hasta 2.000 euros en comunidades como Andalucía, Aragón, Asturias, Cantabria, Castilla y León y Extremadura que ya han anunciado su intención de secundarlas. Por su parte, otras comunidades como Madrid (que mantendrá el 20% de descuento sobre el Impuesto de Matriculación) y Galicia (que tendrá un plan concreto que supondrá ayudas de 2.200 euros) han rechazado la propuesta de la Administración Central, mientras que Cataluña las han vinculado a la financiación autonómica.
También distintas marcas de automóviles han puesto ya en marcha ofertas por el importe de las ayudas del plan del Gobierno, que incluso se elevan por encima de esa cantidad en función de los precios de venta al público más caros y de las gamas más altas.
En las primeras horas desde la entrada en vigor de las nuevas ayudas, los concesionarios no presentan más actividad que la de un día normal. Además, en algunos establecimientos de la Comunidad valenciana, los clientes mostraban su desconocimiento hacia la medida anunciada la semana pasada por el presidente del Gobierno.
Por su parte, los vendedores de coches han celebrado la puesta en marcha del plan, al considerar que permitirá reactivar las ventas del sector, aunque han lamentado que ningún organismo oficial les haya informado de cómo se deberán operar para canalizar estos incentivos.
"Hoy empiezan las ayudas y no tenemos claro cómo tenemos que organizarnos para trasladar las ayudas a los consumidores. Sabemos que son 1.500 euros de rebaja, pero no cómo aplicarla", ha declarado Antonio Sanchís, gerente de un concesionario de la marca Honda en Barcelona.
Frenar en más de un 15% la caída de ventas
El Ministerio de Industria ha estimado que la puesta en marcha de las ayudas directas generará una demanda adicional que permitirá frenar la caída de las ventas en más de un 15%.  Por lo menos, así lo ha asegurado el director general de Industria, Jesús Candil, quien ha expresado su confianza en que la mayor parte de las comunidades autónomas se sumen a este plan.
"En principio, los fondos disponibles para estas ayudas podrían llegar hasta los 200.000 vehículos. Teniendo en cuenta que un buen objetivo de ventas para el año podría ser algo más de un millón de matriculaciones, estamos hablando de un incremento (de la demanda) superior al 15%", ha expuesto Candil. 
Adelanto de los plazos
Aunque en un principio el planteamiento era hacer efectivas las ayudas el 1 de junio, el temor a que un excesivo retraso acentúe el desplome de los últimos meses en el mercado automovilístico, por la demora en la intención de compra de los consumidores para beneficiarse de las ayudas, ha obligado a este adelanto de fechas.
El Gobierno ha dotado al Plan 2000E con un presupuesto de cien millones de euros y le otorga una vigencia de un año o hasta el agotamiento de los fondos, y con ello se esperan cubrir 200.000 operaciones de compra. EPF