Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las otras voces de Davos

Melinda y Bill Gates son asiduos participantes en el Foro Económico Mundial. Foto: EFEtelecinco.es
El objetivo del Foro Económico, en sus comienzos en 1971, era "contribuir en la resolución de los problemas de nuestra época" en lo económico y social del mundo. De ahí que los organizadores del foro insistan en que se trata de "mejorar el estado del mundo" y resaltan el hecho de que en los años 90, el fundador del FEM, Klaus Schwab, advirtió al mundo que la globalización sólo beneficia a unos pocos. Pero la realidad es que se ha convertido en un foro exclusivo de poderosos.
Para evitarlo, se ha tratado de invitar a personalidades y ONGs que exponen ante los más poderosos de la economía mundial problemas sociales y ecológicos. entre los invitados que han asistido en los últimos años se encuentran personalidades como el antiguo magnate de Microsoft Bill Gates y su esposa Melinda, el ex vicepresidente de EEUU Al Gore, artistas como el líder de U2, Bono, el magnate George Soros, las agencias de la ONU (UNICEF, FAO, UNESCO, OMS...), Intermón Oxfam, Cruz Roja Internacional, Amnistía Internacional, Médicos Sin Fronteras, Greenpeace o diversos Premios Nobel (Eli Wiesel, Robert Engle, Joseph Stiglitz...).
Estos cambios no se dieron espontáneamente . La contracumbre que inauguró el movimiento antiglobalización en 1999 en Seattle, trajo nuevas formas de ver el mundo, y ello también afectó al Foro Económico Mundial. En el año 2000, 48 representantes de ONG fueron invitados a participar formalmente en las sesiones de Davos, compartiendo las tribunas con algunos de los empresarios más poderosos del planeta.
En este ámbito, el objetivo de las ONG era ejercer presión sobre los políticos y empresarios para incluir en la agenda política temas como la responsabilidad empresarial, el medio ambiente, la pobreza o los Objetivos del Milenio. Se trata de hacer visibles los problemas que genera la situación económica en el mundo, aunque sin poner en duda los pilares del sistema económico, ya que, en el centro de la economía liberal mundial, la crítica no está bien vista.
De hecho, la protesta global desembocó en la creación del . Algunas de las ONG participan en ambos foros, variando la radicalidad de sus enfoques, ya que los dos ámbitos mostraron visiones del mundo muy diferentes. Muestra de ello es la videoconferencia realizada entre Davos y Porto Alegre, tradicional sede del FSM, realizada en 2001. La conclusión fue clara y la resumió uno de los fundadores del FSM, Walden Bello, dirigiéndose a los participantes en Davos: "Estamos en dos planetas diferentes. Ustedes están en el planeta de los ricos, y nosotros, en el planeta de los pobres, los marginados y los oprimidos". Foro Social Mundial
KOD