Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La emoción de las horas previas

Ambiente previo en Viena. Foto: EFEtelecinco.es
Quedan pocas horas y el ambiente está tenso, caldeado y divertido. Viena es una fiesta continua, una expectación inmensa ante la inminente final. 24 años han transcurrido desde que España jugara una final de Eurocopa, 44 desde que la ganara. ¿Cumplirá la selección el sueño español?
Los teatros cierran, los bares o están hasta la bandera (si ponen el partido) o no hay un alma. A partir de las ocho y media, si no antes, no se verá a una sola persona en la calle, a excepción de las plazas y lugares públicos en los que se han colocado pantallas gigantes que retransmitan el partido, que están ya llenas.
Las personas que han acudido hoy a trabajar se han enfundado en trajes rojos, los que están de vacaciones, se han plantado la camiseta de la selección. El rojo lo inunda todo. Da igual el calor, la bufanda roja y amarilla, al cuello.
Todo está preparado. Los únicos que no se vestido hoy de rojo son los efectivos de seguridad, que han tenido que incrementarse, tanto en Viena como en Madrid, para prevenir que la emoción, el alcohol y las ansias de triunfo choquen con la deportiva competividad.
En Madrid, el Palacio de los Deportes abre de manera gratuita para acoger a los fieles, la Plaza de Colón de la capital está desde hace horas abarrotada, en una inmensa mancha de gente vestida de rojo.
Mientras, en Móstoles, el pueblo de Iker Casillas, los aúpas más grandes se concentrarán en la Plaza del Consistorio. La Expo de Zaragoza, el Hotel Princesa Sofía de Barcelona, la playa de El Postiguet de Alicante o el Centro Insular de Deportes de Tenerife son algunos de los lugares que congregarán a los seguidores.
El Colegio Alemán de Madrid ha preparado pantallas para reunir a los compatriotas que se encuentren en el país. Tendrán que andarse con cuidado, son minoría. Donde sí son mayoría son en Viena, se estima unos 40.000 alemanes frente a los 15.000 españoles que han logrado volar a Austria.
El presidente del Gobierno, ha volado hasta Viena, "espero que todos podamos hoy disfrutar juntos y unidos una gran victoria de España", ha declarado antes de partir, desde el congreso del PSN, celebrado esta mañana en Navarra. José Luis Rodríguez Zapatero
Los españoles, emocionados. España, volcada. Ahora sólo queda esperar... y confiar en la selección. PGD
Pon el a por ellos en tu móvil y anima a la selección
Envía WREAL APORELLOSOE al 7788
Coste 1,2 euros+IVA (2 sms)